Las empresas canadienses fijan su propio rumbo en África

martes, 24 de febrero de 2015

Algunas pequeñas empresas en el continente africano están siendo observadas por inversores extranjeros.

En la mayor conferencia del sector minero en África, los inversores extranjeros no pueden evitar hacer mención de la crisis energética. Las tradicionales potencias mineras africanas, Sudáfrica y Zambia, actualmente están bajo asedio. Las mineras sudafricanas se están viendo asediadas por el empeoramiento del racionamiento energético y los persistentes conflictos laborales, entretanto Zambia hace frente a la sublevación de compañías mineras extranjeras después de triplicar su tasa de regalías al 20% el último mes.

Mientras los líderes políticos de ambos países luchaban para calmar a los inversores en la conferencia African Mining Indaba esta semana, muchas mineras canadienses están encontrando sus propios nichos en países africanos más pequeños y desconocidos, algunos de los cuales han sido considerados demasiado inestables o arriesgados para los inversores.

El martes, el consejo de ministros de Sudáfrica y Zambia salió al escenario en la conferencia sobre minería para dar un sesgo positivo a sus problemas en el sector minero, sin embargo no fue capaz de ofrecer mucho para calmar la industria.

El ministro sudafricano de Recursos Africanos, Ngoako Ramatlhodi, admitió que su país hace frente a los desafíos del sector energético a medio plazo, por la escasez energética que ha causado pérdidas substanciales a muchas compañías mineras. El ministro hizo una vaga referencia al desarrollo nuclear e hidro-energético a largo plazo. Asimismo, prometió arrestar y encarcelar a los responsables de la violencia laboral que ha causado un caos en el sector minero.

La ministra de Comercio e Industria de Zambia, Margaret Mwanakatwe, defendió la triplicación de las regalías en minería en su país. Afirmó que establecería condiciones de igualdad para todas las mineras y añadió que las regalías podrían ser aplazadas o negociadas si una compañía minera no pudiera pagar. Pero ante las preguntas de los inversores en la conferencia, no manifestó ninguna insinuación de cualquier posible reducción.

Al tiempo que los mayores países africanos pierden sus recursos, muchas compañías canadienses dicen que están encontrando oportunidades en destinos poco ortodoxos como Eritrea, Malawi y Costa de Marfil, donde la minería moderna ha tardado en emerger. Esos países están fuera del radar para muchos inversores por su pequeño tamaño y su reciente historia de guerras y abusos de los derechos humanos.

“No podría señalarlos en el mapa antes de ir ahí”, dijo Michael Hopley, presidente de Sunridge Gold Corp. en Vancouver, compañía que ha gastado 90 millones de dólares en el desarrollo de una mina en Eritrea, uno de los países más jóvenes y represores de África. Describió al país como un país estable con buenas leyes de minería, “Es muy alentador para los inversores extranjeros… es seguro y no hay corrupción o robos”.

Otra empresa minera con base en Vancouver, Nevsun Resources Ltd., es la mayor propietaria de la mina de oro Bisha, que en los últimos años ayudó a provocar el boom minero de los países de Cuerno de África. Bisha, que ha provocado casi un cuarto de la producción económica de Eritrea, ayudó a pavimentar el camino para el desarrollo de Sunridge.

La empresa minera Sunridge espera ganar una licencia de minas en abril o mayo, por lo que la producción podría comenzar a finales de año, dijo Hopley. El 60% de la mina es propiedad de una compañía minera del estado.

El grupo de derechos humanos ha criticado a Nevsun por haber permitido hace años a un subcontratista usar reclutas como mano de obra en la mina Bisha. Como resultado, Sunridge y Nevsun han introducido nuevas reglas para asegurarse de que los reclutas no están incluidos entre los subcontratistas en sus minas, dijo Hopley. 

Las compañías mineras han elogiado a Eritrea por el fuerte apoyo de los inversores extranjeros así como a Costa de Marfil y Malawi. Costa de Marfil ganó una condecoración minería-industria en diciembre por el código de minería más mejorado del mundo, después la firma Sama Resources Inc. con base en Montreal ayudó al gobierno a desarrollar su nueva ley de minería.

Sama Resources ha desarrollado un proyecto de cobre y níquel en Costa de Marfil, a pesar del conflicto militar que tuvo lugar en 2010 y 2011. Otras dos minas de propiedad canadiense están produciendo oro en el mismo país. “A los canadienses les encanta llegar antes” dijo Benoît La Salle, jefe de Sama Resources y del Canadian Council en Africa. “Entendemos las dificultades pero también conocemos el potencial”

En Malawi, la firma Mkango Resources Ltd. con base en Calgary está desarrollando un proyecto de 217 millones de dólares, que estará entre las primeras minas modernas en la tradicional economía de la agricultura. Está previsto que la mina comience su producción en 2017 o 2018. “Malawi es un país poco explorado y no existe la tradición minería que hay en Sudáfrica y Zambia, pero existe un potencial fantástico en esos países” dijo William Dawes, presidente de la compañía.

Fuente: The Globe and Mail

Categorías

Entrevistas Export Manager
 PROEXCA ADMIN
 65  8001  26/11/2018
Casos de Éxito de Internacionalización
 Proexca
 98  21563  11/02/2019
Casos de Éxito de Inversión en Canarias
 Proexca
 17  621  24/08/2018
Noticias Proexca
 Proexca
 3704  97624  24/05/2019