Las bebidas importadas ganan terreno en Panamá

jueves, 24 de abril de 2014

La producción de bebidas alcohólicas en Panamá el año pasado registró un incremento de apenas un 0,1%, en comparación con 2012, de acuerdo con las cifras de la Contraloría General de la República.

 

En el caso de la cerveza, bebida favorita de los panameños, la producción alcanzó casi los 300.000 millones de litros; lo que representó tan sólo un ligero crecimiento del 0.3% con respecto al año anterior. 


Por su parte, el seco (bebida tradicional de Panamá) creció un 1,9%, mientras que la producción de ron cayó un 5,5%. La producción de ginebra fue la que registró un mayor aumento, con un 6,1%. El resto de licores, que incluyen vodka, coñac, anís, vinos y whisky, disminuyó un 32%.


La empresa Nielsen realizó un estudio sobre el gasto per cápita de los panameños en cerveza, revelando que este fue de 71,4$, sin incluir bares y restaurantes. Se trata de un mercado que mueve más de 300 millones de USD al año y que está en manos de importantes empresas transnacionales. La Cervecería Nacional es una subsidiaria de SabMiller; mientras que la Cervecería Barú Panamá está bajo el control de Heineken N.V.


No obstante, este decrecimiento en la producción local no significa que los panameños están consumiendo cada vez menos bebidas alcohólicas, sino que la oferta de bebidas extranjeras es cada vez mayor. Y es que en los últimos años las marcas locales han tenido que enfrentar la presión de las marcas extranjeras, cuyas ventas representan el 15% del mercado.

 

La oferta de productos extranjeros va en crecimiento no sólo por el crecimiento en el número de expatriados en el país y con ello, aumento de la demanda de producto de sus países de procedencia; sino también debido a que los precios son muy similares al del producto local, además de una fuerte tendencia del público por probar lo último que llega al mercado.

 

Cada vez es más amplia la oferta de cervezas, whisky, rones y otras bebidas producidas en el extranjero; a lo que hay que añadir el incremento de la demanda en bebidas como el vino, cuyo consumo ha empezado a masificarse y extenderse nos sólo a una clientela basada en expatriados y extranjeros residentes en el país, sino también al cliente panameño, quien ha comenzado a desarrollar un gusto por los vinos, especialmente tintos.

 

 Empresarios de la industria licolera instalados en Panamá indican que a pesar de la fuerte competencia, "lo importante es agarrar un nicho y mantener la calidad". Además, califican el mercado local como "muy prometedor, creciente y sólido".

Categorías

Entrevistas Export Manager
 PROEXCA ADMIN
 70  8753  18/07/2019
Casos de Éxito de Internacionalización
 Proexca
 99  21869  02/09/2019
Casos de Éxito de Inversión en Canarias
 Proexca
 17  648  24/08/2018
Noticias Proexca
 Proexca
 4132  99375  17/09/2019