Dilma quiere una agencia de comercio para fortalecer la balanza comercial brasileña.

lunes, 29 de julio de 2013

La presidente Dilma Rousseff prepara un cambio más en la estructura del gobierno para intentar favorecer la balanza comercial del país: transformar la Agencia Brasileña de Cooperación (ABC) en un organismo que se encargue tambien del comercio internacional. Hoy enfocada sólo a la cooperación técnica, la ABC, vinculada al Itamaraty (Ministerio de Asuntos Exteriores), deberá ser, sedún la presidente, una agencia comercial, de cooperación y también que favorezca las inversiones en América Latina y en África.

La estructura de esa nueva ABC aún no está totalmente definida. Un grupo de trabajo estudia modelos internacionales. Pero dos puntos ya fueron garantizados por la presidente: el fin de la vinculación al Itamaraty y la creación de una carrera propia para la agencia.

Una de las críticas de Dilma al perfil de la ABC es que, dirigida por diplomáticos, no tiene continuidad en sus acciones, ya que los funcionarios, por la propia natureza de la carrera, cambiarían de cargo cada poco tiempo. La ABC es dirigida por diplomáticos, pero la gran mayoría de los consultores que gestionan los proyectos son contratados externos al gobierno.

El otro cambio revela el perfil comercial que Dilma quiere dar a la ABC. La agencia saldría del Itamaraty y pasaría a estar vinculada al Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio (MDIC). El cambio, que desagrada a los diplomáticos, posiblemente acabaría con el perfil básicamente altruista de la ABC y pasaría a incentivar la venta de productos brasileños en el exterior.

La primera señan de que Dilma estaba insatisfecha con la estructura de comercio del gobierno brasileño apareció en su visita a Etiopía, al final de mayo, cuando participó de la conmemoración de los 50 años de la Unión Africana. Al terminar el encuentro, la presidente dijo que el gobierno iba a crear una agencia de comercio "como la que tienen todos los grandes países", y que "sería una agencia de cooperación, pero también una agencia comercial", con un "objetivo bastante ambicioso". La declaración pasó desapercibida en medio de la crisis provocada por los rumores de que el Bolsa Familia iba a acabar, pero la presidenta anunciaba que quería cambiar la estructura de la ABC en varios puntos.

Hay dos vertientes en ese cambio. Aparte de la comercial, la presidente afirma querer facilitar las inversiones brasileñas en cooperación en África y en América Latina. Hoy, la legislación brasileña es tan complicada que el gobierno se suele asociar a organismos internacionales para hacer donaciones e inversiones. Para que Brasil pueda ejecutar directamente esas acciones, no basta con reformar la ABC, sería preciso cambiar la ley.

La otra área en la que Dilma planea hacer cambios posiblemente va a desfigurar el perfil de la Agencia, incluyendo la financiación a compradores de productos brasileños, además de la promoción de los negocios del país en esas regiones. La mezcla entre cooperación y comercio puede sacar de la ABC su característica más apreciada en el exterior, la de exportar tecnología social sin pedir nada a cambio, como lo estableció el expresidente Lula.

 

Hoy, Brasil ya tiene una agencia de promoción comercial, la Agencia Brasileña de Exportaciones (APEX), que se encarga exclusivamente de promover las exportaciones brasileñas en el exterior, con participaciones en ferias y organizando eventos y creando mecanismos de contactos entre importadores y exportadores. Dilma, aparentemente, quiere una acción más agresiva para vender Brasil ahí fuera.

Fuente: Estadao


Categorías

Entrevistas Export Manager
 PROEXCA ADMIN
 65  7991  26/11/2018
Casos de Éxito de Internacionalización
 Proexca
 98  21537  11/02/2019
Casos de Éxito de Inversión en Canarias
 Proexca
 17  618  24/08/2018
Noticias Proexca
 Proexca
 3682  97534  21/05/2019