Marruecos se lanza a la batalla del esquisto

martes, 04 de junio de 2013

El potencial estimado podría alcanzar los 50 mil millones de barriles. Su valorización se enfrenta a la ausencia de procedimientos industriales. Un proyecto de central térmica en Tarfaya.


Los bituminosos suscitan entusiasmo y podrían hacer que algún día Marruecos sea independiente energéticamente. Pero deberá esperarse a una «revolución tecnológica» antes de proceder a una verdadera valorización y producción industrial. Ya que, a diferencia del gas de esquisto y de la arena bituminosa, no existen aún a nivel mundial unidades de valorización del esquisto bituminoso para la producción de hidrocarburos a escala industrial. “El desafío al que debemos hacer frente es el de la valorización. A nivel internacional, no existen procedimientos maduros de explotación”, señala Amina Benkhadra, directora general de la Oficina Nacional de Hidrocarburos y Minas (ONHYM). El potencial es evidente, y podría alcanzar más de 50 mil millones de barriles, de entre los cuales más de 37 mil se localizarían sólo en Timahdit y Tarfaya. Con este potencial, Marruecos se sitúa en la sexta posición después de los Estados Unidos, Rusia, la República Democrática del Congo, Brasil e Italia.


La explotación de este recurso, sobre el que los profesionales del sector realizan apuestas, se efectúa en la actualidad mediante procedimientos pilotos y semi-industriales. Desde el año 2005, las compañías petrolíferas han procedido a llevar a cabo proyectos de investigación, como consecuencia del aumento del precio del petróleo. Esta evaluación ha suscitado, también, un aumento del interés por el desarrollo de los recursos no convencionales. Es el momento oportuno para que Marruecos se dote de una estrategia de desarrollo en este sentido. Y así, la ONHYM ha firmado acuerdos con compañías petrolíferas para examinar los procedimientos a poner en práctica en Timahdit y Tarfaya: SAN LEON ENERGY realizará pruebas, TAQA espera poner en marcha un procedimiento piloto en Timahdit, al igual que la brasileña PETROBAS. Según la directora de la ONHYM, la brasileña dispone de un procedimiento que permitirá producir 5.000 barriles al día.


Marruecos espera así, poner en marcha proyectos piloto para la producción de electricidad a base de esquisto bituminoso, que haría las veces de carbón en una central térmica. En Estonia, el 80% de la energía eléctrica se basa en dicho recurso. Por el momento, la Oficina Nacional de Electricidad y de Agua Potable (ONEE) pretende montar una central de 150mw en Tarfaya. Las negociaciones, en proceso.


FUENTE: Le Matin

Categorías

Entrevistas Export Manager
 PROEXCA ADMIN
 73  9006  12/11/2019
Entrevistas Técnicos Red Exterior PROEXCA
 Jose G. Rguez.
 2  295  25/11/2019
Casos de Éxito de Internacionalización
 Proexca
 100  22182  04/12/2019
Casos de Éxito de Inversión en Canarias
 Proexca
 17  674  24/08/2018
Noticias Proexca
 Proexca
 4393  100823  05/12/2019