La India debe estar en el punto de mira de nuestras empresas

La India debe estar en el punto de mira de nuestras empresas

jueves, 20 de junio de 2019

Hace dieciocho años, Goldman Sachs identificó a Brasil, Rusia, la India y China —BRIC— como las grandes potencias emergentes, destinadas a ocupar en el futuro un lugar predominante en el panorama económico internacional. De esos cuatro países, la India es desde 2014 el que presenta unas tasas de crecimiento más altas, incluso mayores que las de China.

Concretamente, la India registra desde entonces un alza superior al 7% anual, y todo indica que mantendrá ese nivel de expansión en los próximos ejercicios. El principal motor de la economía india es la demanda interna. Hablamos del segundo país más poblado del mundo, con unos 1350 millones de habitantes, y aunque la renta media per cápita no llega a 2000 dólares anuales, la clase media suma ya más de 300 millones de personas. De seguir así, la India podría convertirse a finales de la próxima década en el tercer mercado de consumo del mundo, por detrás de Estados Unidos y China.

Según el índice Doing Business (elaborado por el Banco Mundial), la India es el mejor país para hacer negocios en la región del sur de Asia. Hace cinco años ocupaba el puesto 134 en la clasificación general, y ahora se encuentra en el puesto 77. Las reformas introducidas por el primer ministro Narendra Modi durante su primer mandato —como la progresiva liberalización de la economía, la creciente apertura a la inversión extranjera o la implantación de un IVA único a nivel federal— han contribuido a mejorar el clima de negocios.

En términos de comercio internacional, el país presenta una tasa de apertura relativamente baja, fruto de las barreras arancelarias y no arancelarias que existen todavía en un mercado bastante protegido. Según datos de la OMC, el país exportó en 2018 mercancías por valor de 323.000 millones de dólares (menos que España, que según la misma fuente exportó por valor de 345.000 millones), mientras que las importaciones ascendieron a 618.000 millones. Los capítulos más importantes del comercio indio —tanto en exportaciones como en importaciones— son los combustibles y las piedras y metales preciosos, y si hablamos de sus principales socios, en esta lista hay que encuadrar a China, Estados Unidos y Emiratos Árabes Unidos.

En lo que atañe a España, el comercio bilateral registró el año pasado cifras récord. La balanza de mercancías fue deficitaria para nuestro país, pues importamos el triple (4.005 millones de euros) de lo que exportamos (1.330 millones). Los principales capítulos de la exportación española fueron los productos químicos y los bienes de equipo, mientras que los principales componentes de la importación fueron los productos químicos y los artículos textiles. Por su parte, la balanza de servicios arrojó superávit para España (609 millones de euros en concepto de exportaciones, frente a 373 millones en importaciones).

Como apuntaba antes, durante el primer mandato de Narendra Modi se ha avanzado en la liberalización del régimen para la inversión extranjera directa. Según los últimos datos disponibles, la India acumula un stock de unos 380.000 millones de dólares, cifra equivalente al 15% del PIB nacional (en línea con la media regional del sur de Asia), siendo Islas Mauricio y Singapur los mayores inversores, principalmente en el sector servicios.

España se sitúa como el decimoquinto inversor mundial en la India, con un stock de 3.328 millones de euros, conforme a los datos facilitados por el Departamento de Promoción y Política Industrial de este país. Actualmente hay más de 200 empresas españolas establecidas allí y el principal foco de negocio es la industria química.

La victoria de Narendra Modi en las recientes elecciones generales invita a pensar que el Gobierno indio mantendrá su política de modernización económica y de apertura al exterior. Ello constituye una magnífica noticia para las empresas españolas, por cuanto el mercado indio ofrece grandes oportunidades de negocio en diversos sectores, como bienes de consumo, alimentación, industria, infraestructuras de transporte, gestión del agua, energías renovables…

Desde el Club de Exportadores e Inversores creemos que es indispensable aumentar la presencia económica de España en la India. Ahora mismo este país representa apenas el 0,66% del stock de nuestra inversión en el exterior y menos del 0,5% de nuestras exportaciones de mercancías. Si la India está llamada a ser la tercera economía del mundo, debemos situarla ya entre nuestras prioridades estratégicas. Nos jugamos mucho en ello.

Fuente: https://clubexportadores.org/

Categorías

Entrevistas Export Manager
 PROEXCA ADMIN
 70  8522  18/07/2019
Casos de Éxito de Internacionalización
 Proexca
 98  21703  11/02/2019
Casos de Éxito de Inversión en Canarias
 Proexca
 17  634  24/08/2018
Noticias Proexca
 Proexca
 3939  98548  19/07/2019