Marruecos: Thales se instaura en las altas tecnologías

viernes, 16 de marzo de 2018

El grupo francés de aeronáutica y de defensa abre una fábrica de impresión 3D en Casablanca. Una inversión muy popular entre las autoridades mientras no carezca de proyectos en el reino.

La industria 4.0 en tierra jerifiana firmada Thales… El ministro de Industria, Moulay Hafid Elalamy no ocultó su alegría el 7 de septiembre durante la inauguración de la primera fábrica del grupo en Marruecos. Un centro de impresión 3D de piezas para la aeronáutica o la espacial. «La industria mundial se ha embarcado en una revolución tecnológica. Marruecos quiere participar en este cambio y no contentarse con operaciones de escaso valor. La colaboración con Thales y esta fábrica son el ejemplo», celebra.

Sin embargo, el sitio casaoui, a primera vista, no destrozará la industria aeronáutica marroquí y su millón de dólares de cifra de negocios. Implantada sobre 1.000 m2 en la zona franca Midparc, cerca de las instalaciones Bombardier o Stelia, filial de Airbus, Thales Impression 3D emplea solo a una decena de ingenieros. Más que el tamaño es el contenido lo que importa. Allí Thales desplegó la tecnología más avanzada en «fabricación aditiva», el verdadero nombre de la impresión 3D. El sitio sobre el cual serán invertidos entre 15 y 20 millones de euros integra ya dos máquinas láser –una decena a plazo– del grupo americano 3D Systems (3DS), procedentes de su filial Phenix en Riom, en Auvergne.

Productos de alta gama

Estas joyas, que valen cerca 14 millones de euros la unidad, fabrican, gracias a un rayo láser, piezas para aviones o satélites a partir de polvo de aluminio o titanio. «Esto permite producir piezas con un diseño complejo que serían irrealizables de lo contrario», expone Jean-Claude Derbes, el director del lugar. Módulos de menos de 25 cm consagrados a las necesidades de Thales, antes de la búsqueda de clientes exteriores. «Este sitio conectado al 100% integra también tecnologías de la industria del futuro, continua Jean Claude Derbes, y particularmente nuestra plataforma digital factory, acabada de lanzar». Las enormes pantallas en la fábrica trazan en directo los indicadores de proceso. Los ingenieros pueden además afinar la maqueta digital de piezas en tiempo real con oficinas de estudio situadas en cualquier lugar del mundo. «Es la única fábrica Thales de este tipo en el mundo, indica Pierre Prignet, jefe de Thales Maroc. Esto demuestra nuestro compromiso hacia el reino».

De hecho, el grupo, presente en las telecomunicaciones hasta su retirada de esta actividad hace ya quince años, se instaura cada vez más en el país. Un movimiento iniciado por un convenio marco firmado con el reino a finales del año 2011 sobre el aumento de las compras en Marruecos, las colaboraciones industriales, los traspasos de tecnología y la cooperación universitaria. El grupo anudó así lazos con la universidad internacional de Rabat. Acoge también tres estudiantes en Midparc, de los cuales uno es de INSA Euro-Mediterráneo de Fez, un instituto dotado de un laboratorio de fabricación aditiva. Los ingenieros de Thales 3D han sido, por su parte, formados durante casi un año en Europa.

Un nuevo acuerdo con un país africano

En cuanto a si esta atracción marroquí está relacionada con los compromisos asumidos con respecto al reino, en vista de los grandes contratos implicando a Thales esto últimos años, el grupo lo niega. Como recordatorio, Marruecos, donde el industrial instaló su sede de África en 2011, tomó entrega a principios de 2014 de una fragata Fremm fabricada por DCNS en la que las tecnologías Thales pesaban un tercio. «Marruecos es ante todo un país de crecimiento», sostiene Pierre Prigent… sin revelar su nivel de actividad.

El grupo consiguió, por ejemplo, cerca del oficio de los ferrocarriles el equipo GSM-R del TAV con Huawei, un mercado de 30 millones de euros. También realizó el cajero automático del tranvía de Casablanca (pero acaba de perder su extensión frente a Xerox) y se impone como socio regular de la Oficina Nacional de Aeropuertos.

Un hub para la cyberseguridad

Siete ingenieros trabajan para Thales sobre este tema en Rabat. En vista de las órdenes de compra pendientes, la dirección prevé emplear por lo menos a 20 personas de aquí a un año. Mercados específicos: los bancos, las grandes empresas como OCP o las administraciones y también las comisiones electorales. El costo por hora de los ingenieros marroquíes permite presentar ofertas en los países africanos. Thales consiguió un contrato en Mozambique y espera otros en Madagascar y en Camerún.

Fuente: http://www.jeuneafrique.com/

Traducido por Ainara Pérez González

 

 

 

Categorías

Entrevistas Export Manager
 PROEXCA ADMIN
 65  7994  26/11/2018
Casos de Éxito de Internacionalización
 Proexca
 98  21552  11/02/2019
Casos de Éxito de Inversión en Canarias
 Proexca
 17  619  24/08/2018
Noticias Proexca
 Proexca
 3701  97601  24/05/2019