Sara Hernández Flores y su experiencia en Senegal como export manager

jueves, 03 de noviembre de 2016

¿Qué modalidad de beca cursaste?

Programa de Becas en Negocios Internacionales de PROEXCA, 9ª promoción.

"..., seguir apostando por la innovación y la apertura de nuevos mercados comerciales. Sin duda la internacionalización y digitalización son estrategias imprescindibles de esta era."

¿Cuáles fueron tus funciones?

Mi trabajo en Dakar lo desempeñé en la oficina comercial de la Embajada de España, entre mis obligaciones figuraba el apoyo y seguimiento de las consultas de los empresarios canarios para el mercado senegalés, la preparación y documentación específica sobre las Misiones Directas, actualización de bases de datos y actividades realizadas en el país, recopilación de información y redacción de notas y noticias específicas sobre oportunidades de negocio y sectores prioritarios, apoyo las actividades de prospección de mercado y elaboración de agendas de reuniones, colaboración en el seguimiento de la economía y política comercial de interés para el empresariado canario.


Un poco de todo dentro del complejo entramado que suponen las relaciones internacionales, más acentuado si cabe en países de en vías de desarrollo. 


¿Qué te motivó orientar tu andadura profesional hacia el comercio internacional?

Mi pasión por viajar y conocer otros lugares, culturas e idiomas fue lo que me impulsó a desarrollar mi carrera profesional en los negocios internacionales. Así que decidí estudiar comercio internacional y marketing en ESCOEX. En mi universidad había convenios con países africanos y tuve la oportunidad de conocer gente maravillosa que vino a estudiar a Gran Canaria y hoy son grandes amigos. Ahí empecé a conocer mucho más acerca de la cultura africana, especialmente la senegalesa y caboverdiana y sentí que sería muy interesante a nivel personal y profesional pasar una época de mi vida en África.

​Durante los años de la carrera, conocí antiguos alumnos que estaban cursando el Postgrado en Negocios Internacionales de Proexca y me pareció una oportunidad perfecta para seguir formándome en Canarias y tener una experiencia profesional en el exterior al terminar mis estudios.​

¿Qué destacarías de tu experiencia como becaria?

A nivel profesional es una oportunidad buenísima para mejorar el CV gracias al Postgrado y a la estancia internacional. Durante las prácticas en el exterior, tienes la oportunidad de aprender mucho de los profesionales de la oficina, conocer el país y mejorar el idioma local. 

Además, estar en contacto diario con empresarios te abre muchas puertas para poder aplicar a futuros puestos de trabajo.

​A nivel personal, es una experiencia inigualable. Entre los becarios de la misma promoción creamos fuertes lazos de compañerismo y todos coincidimos en el enriquecimiento que supuso para nosotros vivir en otros países. A día de hoy, afirmo que fue una época preciosa debido a la gente tan interesante que conocí y la posibilidad de vivir en un país tan cercano a nosotros y del cual desgraciadamente conocemos tan poco.

¿En qué medida esta formación especializada supone una mejora en tus expectativas laborales?

La formación del Postgrado en Negocios Internacionales resulta muy interesante por la combinación de la teoría con los casos prácticos y la participación de todos los alumnos en el foro. Además, el profesorado está compuesto por profesionales activos que están en contacto directo con nosotros para aclarar cualquier duda. Asimismo, durante la formación, se ahonda en las especificidades de Canarias, como el REF que hay que tener en cuenta si queremos realizar operaciones de comercio internacional y las ventajas fiscales como la ZEC.

En el proyecto final del Postgrado tuvimos que internacionalizar una empresa canaria real y exponer el caso en otro idioma, lo cual nos ayudó a desarrollar competencias necesarias para conocer las barreras de entradas en otros países y cómo solventarlos o analizar qué mercado es el más adecuado atendiendo al tipo de producto y tamaño de la empresa, así como el desarrollo del producto en otros países. Desde mi punto de vista, en las Islas hay muchos jóvenes preparados con ganas de aportar mucho a las empresas canarias y ayudarles en su andadura internacional gracias a iniciativas como la de PROEXCA. 

¿Dónde trabajas actualmente?

Soy la directora comercial de Burger Mel (www.burgermel.com). Somos fabricantes de productos veganos desde 1.985 en Santa Cruz de Tenerife y nuestros canales de distribución se centran en grandes superficies, hoteles, restaurantes, herbolarios y tiendas de alimentación natural de Canarias. Asimismo tenemos dos restaurantes de comida rápida vegana en pleno corazón de Santa Cruz. 

Actualmente, estamos ampliando nuestras instalaciones y tramitando el certificado de seguridad alimentaria IFS para comenzar con la internacionalización de la empresa.

¿Recomendarías a una empresa salir al exterior?

En un contexto cada vez más competitivo y global, la internacionalización ha sido y es uno de los ejes estratégicos clave para el desarrollo de las empresas. Ante la contracción del consumo interno es imprescindible afianzar la presencia internacional e incrementar el desarrollo de la calidad. Es decir, seguir apostando por la innovación y la apertura a nuevos mercados comerciales. Sin duda la internacionalización y digitalización son estrategias imprescindibles de esta era. 

¿Y a otros recién licenciados?

Desde luego, salir al exterior es una de las experiencias más enriquecedoras que puedas tener. Hay que viajar lejos amando siempre tu hogar.


Artículo relacionado: Un año en Senegal de la mano de PROEXCA

 

La experiencia

Con la imagen que los medios ofrecen sobre el mundo árabe, no es de extrañar que muchos, entre mis compañeros, amigos y mi familia, me mirasen casi con pena o directamente con temor al contarles dónde pasaría los siguientes 9 meses de mi vida. Pero yo lo tenía claro, esta iba a ser una experiencia increíble que es imposible tener en ningún otro lugar del mundo. Yo tenía razón. Será mi personalidad, o la idea que traía, pero he disfrutado y mucho de la experiencia de vivir en un país en el que están prohibidas por rigurosa ley islámica las discotecas y el cine entre otras muchas cosas, existen severas normas sobre vestimenta y cinco veces al día el país se paraliza en las horas de rezo.


No existe experiencia como la de trabajar en el extranjero, nada enriquece más a una persona. Estoy convencido de que mis compañeros de la beca piensan como yo, y si es al contrario es que no se lo han planteado de la manera adecuada. Malas y buenas experiencias se mezclan para hacer de nosotros excelentes profesionales, algo que tendrá su repercusión en nuestro futuro laboral.


Por último, pero muy importante para mí, estar aquí me ha permitido visitar países de los alrededores y otras ciudades dentro de Arabia Saudita que muy probablemente jamás habría visto de no ser por esta oportunidad. Destinos como Dubai, Qatar, Abu Dhabi, Omán, incluso la India y otros quedan a mi alcance. Ya sea por motivos de trabajo o porque tengo un rato libre, he tenido la oportunidad de viajar y ver otros lugares.


En todos los sentidos, es una experiencia vital.

Desarrollo profesional

Gracias a mi trabajo aquí he aprendido mucho sobre la cultura árabe, norteamericana, la española y otras muchas, para los negocios y no sólo en los negocios. He adquirido múltiples habilidades y desarrollado mi confianza en mí mismo y en lo que soy capaz de hacer. Estoy aprendiendo árabe y he hecho infinidad de contactos, algunos de ellos en España pero la gran mayoría de ellos provienen de tantos lugares tan diversos que enumerarlos no tiene sentido.


Pero no sólo es el trabajo que se realiza, sino las circunstancias en las que lo hacemos. Por ejemplo, desde mi punto de vista un occidental capaz de adaptarse a la vida en Arabia Saudí demuestra ciertas capacidades, al igual que otros compañeros que habrán tenido que adaptarse a países y contextos muy diferentes. Cada lugar exige unas habilidades, enseña unas lecciones y nos hace madurar. Un seleccionador sabrá valorar adecuadamente estas experiencias, y es seguro que le llamarán la atención a la hora de examinar un currículum.


En definitiva, es mi opinión que un mismo trabajo desempeñado en otro país aporta mucho más en todos los sentidos, en lo personal y en lo profesional, de lo que jamás lo haría en nuestro propio país.


¿Recomendarías a una empresa salir al exterior?

En mi opinión, el contexto actual del mundo deja a las empresas sin opciones en este aspecto, pues tratar de mantener un mercado cuando la competencia puede venir casi desde cualquier país del mundo, significa sentarse a esperar a que llegue el momento de tener que pelear por cada punto porcentual de cuota de mercado en el único mercado que tenemos.


La única alternativa es salir y enfrentarse a ese mercado difícil y competitivo fuera de nuestras fronteras, donde cada punto de cuota de mercado que ganamos es un extra y no la base de nuestros ingresos. Algunos encontrarán más fácil competir fuera que hacerlo en casa, porque entran en juego ventajas inesperadas, tales como una creciente reputación del producto español, entre otras.


Al final todo será para mejor, pues la competencia es extremadamente sana para los que son capaces de soportarla. El que no lo es debe ponerse a trabajar en ello cuanto antes, pues la competencia es cada vez mayor y pronto nadie en ningún lugar del mundo estará protegido de ella por medios artificiales o de algún otro tipo. Es una tendencia global. Como he podido comprobar en mi estancia en Arabia Saudí, ni siquiera el oligárquico mercado de los productores de crudo está a salvo en el presente.

¿Y a otros recién licenciados?

Si lo que he explicado en los demás apartados no convence a un recién licenciado para buscar la oportunidad de trabajar fuera, es que tiene otras prioridades en su vida o ha conseguido el trabajo de su vida en España. Aún en estos casos recomendaría buscar la oportunidad de experimentar aunque sea temporalmente la experiencia, se trata de algo realmente increíble que nos cambia, siempre para mejor.





Además, Expanish tiene un socio local en Arabia Saudí (o KSA como lo llamamos para abreviar), al que también debo prestar apoyo, contactando con sus proveedores en España y otros países, ayudando a desarrollar su estrategia para los proyectos que desean poner en marcha, como por ejemplo una sala de exposición, en la cual se pondrán muestras de productos de empresas españolas en su mayoría. Ya me encargaré de promocionar Canarias para que también tenga su representación.

 

La experiencia

Con la imagen que los medios ofrecen sobre el mundo árabe, no es de extrañar que muchos, entre mis compañeros, amigos y mi familia, me mirasen casi con pena o directamente con temor al contarles dónde pasaría los siguientes 9 meses de mi vida. Pero yo lo tenía claro, esta iba a ser una experiencia increíble que es imposible tener en ningún otro lugar del mundo. Yo tenía razón. Será mi personalidad, o la idea que traía, pero he disfrutado y mucho de la experiencia de vivir en un país en el que están prohibidas por rigurosa ley islámica las discotecas y el cine entre otras muchas cosas, existen severas normas sobre vestimenta y cinco veces al día el país se paraliza en las horas de rezo.


No existe experiencia como la de trabajar en el extranjero, nada enriquece más a una persona. Estoy convencido de que mis compañeros de la beca piensan como yo, y si es al contrario es que no se lo han planteado de la manera adecuada. Malas y buenas experiencias se mezclan para hacer de nosotros excelentes profesionales, algo que tendrá su repercusión en nuestro futuro laboral.


Por último, pero muy importante para mí, estar aquí me ha permitido visitar países de los alrededores y otras ciudades dentro de Arabia Saudita que muy probablemente jamás habría visto de no ser por esta oportunidad. Destinos como Dubai, Qatar, Abu Dhabi, Omán, incluso la India y otros quedan a mi alcance. Ya sea por motivos de trabajo o porque tengo un rato libre, he tenido la oportunidad de viajar y ver otros lugares.


En todos los sentidos, es una experiencia vital.

Desarrollo profesional

Gracias a mi trabajo aquí he aprendido mucho sobre la cultura árabe, norteamericana, la española y otras muchas, para los negocios y no sólo en los negocios. He adquirido múltiples habilidades y desarrollado mi confianza en mí mismo y en lo que soy capaz de hacer. Estoy aprendiendo árabe y he hecho infinidad de contactos, algunos de ellos en España pero la gran mayoría de ellos provienen de tantos lugares tan diversos que enumerarlos no tiene sentido.


Pero no sólo es el trabajo que se realiza, sino las circunstancias en las que lo hacemos. Por ejemplo, desde mi punto de vista un occidental capaz de adaptarse a la vida en Arabia Saudí demuestra ciertas capacidades, al igual que otros compañeros que habrán tenido que adaptarse a países y contextos muy diferentes. Cada lugar exige unas habilidades, enseña unas lecciones y nos hace madurar. Un seleccionador sabrá valorar adecuadamente estas experiencias, y es seguro que le llamarán la atención a la hora de examinar un currículum.


En definitiva, es mi opinión que un mismo trabajo desempeñado en otro país aporta mucho más en todos los sentidos, en lo personal y en lo profesional, de lo que jamás lo haría en nuestro propio país.

¿Recomendarías a una empresa salir al exterior?

En mi opinión, el contexto actual del mundo deja a las empresas sin opciones en este aspecto, pues tratar de mantener un mercado cuando la competencia puede venir casi desde cualquier país del mundo, significa sentarse a esperar a que llegue el momento de tener que pelear por cada punto porcentual de cuota de mercado en el único mercado que tenemos.


La única alternativa es salir y enfrentarse a ese mercado difícil y competitivo fuera de nuestras fronteras, donde cada punto de cuota de mercado que ganamos es un extra y no la base de nuestros ingresos. Algunos encontrarán más fácil competir fuera que hacerlo en casa, porque entran en juego ventajas inesperadas, tales como una creciente reputación del producto español, entre otras.


Al final todo será para mejor, pues la competencia es extremadamente sana para los que son capaces de soportarla. El que no lo es debe ponerse a trabajar en ello cuanto antes, pues la competencia es cada vez mayor y pronto nadie en ningún lugar del mundo estará protegido de ella por medios artificiales o de algún otro tipo. Es una tendencia global. Como he podido comprobar en mi estancia en Arabia Saudí, ni siquiera el oligárquico mercado de los productores de crudo está a salvo en el presente.

¿Y a otros recién licenciados?

Si lo que he explicado en los demás apartados no convence a un recién licenciado para buscar la oportunidad de trabajar fuera, es que tiene otras prioridades en su vida o ha conseguido el trabajo de su vida en España. Aún en estos casos recomendaría buscar la oportunidad de experimentar aunque sea temporalmente la experiencia, se trata de algo realmente increíble que nos cambia, siempre para mejor.

Categorías

Entrevistas Export Manager
 PROEXCA ADMIN
 65  7914  26/11/2018
Casos de Éxito de Internacionalización
 Proexca
 98  21285  11/02/2019
Casos de Éxito de Inversión en Canarias
 Proexca
 17  606  24/08/2018
Noticias Proexca
 Proexca
 3442  96466  20/03/2019