Saúl Tacoronte nos cuenta su experiencia como Export Manager en Arabia Saudí

lunes, 04 de abril de 2016

La beca y el becario

Mi nombre es Saúl Tacoronte Ojeda, soy becario de la Beca Profesional en Empresas de Proexca (año 2015/2016) del Servicio Canario de Empleo y estoy viviendo una experiencia que basta para cambiar mi forma de pensar, la imagen que tenía del mundo y que desde luego no me arrepiento lo más mínimo de haber tenido.

"... la competencia es extremadamente sana para los que son capaces de soportarla. El que no lo es debe ponerse a trabajar en ello cuando antes, pues la competencia es cada vez mayor y pronto nadie en ningún lugar del mundo estará protegido de ella..."

Creo firmemente que España, y Canarias en particular, tiene mucho potencial que desarrollar en los mercados internacionales. Tenemos productos y servicios excelentes que no se venden fuera por miedo, inseguridad, falta de ambición o por una combinación de estas u otras razones. Sin embargo, las nuevas generaciones de empresarios y profesionales tienen una visión mucho más internacional, e impulsarán sus empresas en esa dirección. En este contexto la demanda de profesionales especializados en el comercio internacional crecerá considerablemente, pues éstos tienen una formación y experiencia muy específicas que no abundan en el mercado laboral. Por ello me decidí por una beca en el ámbito del comercio internacional.

Ahora bien, las razones que me impulsaron a escoger esta beca en vez de la Beca en Negocios Internacionales es que, desde mi punto de vista, la primera está mucho más dirigida al mundo de la empresa privada, en vez de al análisis de mercados y el trabajo en oficinas comerciales, algo que también encuentro muy interesante, pero no es mi objetivo.


Tras un curso de Especialista en Negocios Internacionales, me encuentro desarrollando la etapa de prácticas profesionales. Las prácticas son en Riad, Arabia Saudí, y he venido al país de la mano de Expanish Associated Spanish Consultans, una asociación de arquitectos, ingenieros y otros profesionales que desean exportar su experiencia y saber hacer en Oriente Medio, bajo un mismo nombre.

Funciones 

Soy Business Development Executive destinado en Riad (Arabia Saudí). En Expanish eso significa que soy el representante de la empresa en el país, y el encargado de desarrollar los negocios de Expanish en la región. En particular, mis funciones son, sin ser exhaustivo, obtener información sobre el país y los sectores específicos de interés para la empresa, buscar proyectos en los que la empresa pueda participar, concertar reuniones con posibles inversores y propietarios (o adjudicatarios) de proyectos, así como desarrollar contactos clave. Dado que debo estar informado sobre el mercado, es mi función también asistir a ferias en la región. Recientemente he asistido al Big 5 Saudi, un auténtico evento en el mundo de la construcción en el área GCC (foto).

Además, Expanish tiene un socio local en Arabia Saudí (o KSA como lo llamamos para abreviar), al que también debo prestar apoyo, contactando con sus proveedores en España y otros países, ayudando a desarrollar su estrategia para los proyectos que desean poner en marcha, como por ejemplo una sala de exposición, en la cual se pondrán muestras de productos de empresas españolas en su mayoría. Ya me encargaré de promocionar Canarias para que también tenga su representación.

La experiencia

Con la imagen que los medios ofrecen sobre el mundo árabe, no es de extrañar que muchos, entre mis compañeros, amigos y mi familia, me mirasen casi con pena o directamente con temor al contarles dónde pasaría los siguientes 9 meses de mi vida. Pero yo lo tenía claro, esta iba a ser una experiencia increíble que es imposible tener en ningún otro lugar del mundo. Yo tenía razón. Será mi personalidad, o la idea que traía, pero he disfrutado y mucho de la experiencia de vivir en un país en el que están prohibidas por rigurosa ley islámica las discotecas y el cine entre otras muchas cosas, existen severas normas sobre vestimenta y cinco veces al día el país se paraliza en las horas de rezo.


No existe experiencia como la de trabajar en el extranjero, nada enriquece más a una persona. Estoy convencido de que mis compañeros de la beca piensan como yo, y si es al contrario es que no se lo han planteado de la manera adecuada. Malas y buenas experiencias se mezclan para hacer de nosotros excelentes profesionales, algo que tendrá su repercusión en nuestro futuro laboral.

Por último, pero muy importante para mí, estar aquí me ha permitido visitar países de los alrededores y otras ciudades dentro de Arabia Saudita que muy probablemente jamás habría visto de no ser por esta oportunidad. Destinos como Dubai, Qatar, Abu Dhabi, Omán, incluso la India y otros quedan a mi alcance. Ya sea por motivos de trabajo o porque tengo un rato libre, he tenido la oportunidad de viajar y ver otros lugares.

En todos los sentidos, es una experiencia vital.

 

Desarrollo profesional


Gracias a mi trabajo aquí he aprendido mucho sobre la cultura árabe, norteamericana, la española y otras muchas, para los negocios y no sólo en los negocios. He adquirido múltiples habilidades y desarrollado mi confianza en mí mismo y en lo que soy capaz de hacer. Estoy aprendiendo árabe y he hecho infinidad de contactos, algunos de ellos en España pero la gran mayoría de ellos provienen de tantos lugares tan diversos que enumerarlos no tiene sentido.


Pero no sólo es el trabajo que se realiza, sino las circunstancias en las que lo hacemos. Por ejemplo, desde mi punto de vista un occidental capaz de adaptarse a la vida en Arabia Saudí demuestra ciertas capacidades, al igual que otros compañeros que habrán tenido que adaptarse a países y contextos muy diferentes. Cada lugar exige unas habilidades, enseña unas lecciones y nos hace madurar. Un seleccionador sabrá valorar adecuadamente estas experiencias, y es seguro que le llamarán la atención a la hora de examinar un currículum.


En definitiva, es mi opinión que un mismo trabajo desempeñado en otro país aporta mucho más en todos los sentidos, en lo personal y en lo profesional, de lo que jamás lo haría en nuestro propio país.

 

¿Recomendarías a una empresa salir al exterior?


En mi opinión, el contexto actual del mundo deja a las empresas sin opciones en este aspecto, pues tratar de mantener un mercado cuando la competencia puede venir casi desde cualquier país del mundo, significa sentarse a esperar a que llegue el momento de tener que pelear por cada punto porcentual de cuota de mercado en el único mercado que tenemos.


La única alternativa es salir y enfrentarse a ese mercado difícil y competitivo fuera de nuestras fronteras, donde cada punto de cuota de mercado que ganamos es un extra y no la base de nuestros ingresos. Algunos encontrarán más fácil competir fuera que hacerlo en casa, porque entran en juego ventajas inesperadas, tales como una creciente reputación del producto español, entre otras.


Al final todo será para mejor, pues la competencia es extremadamente sana para los que son capaces de soportarla. El que no lo es debe ponerse a trabajar en ello cuanto antes, pues la competencia es cada vez mayor y pronto nadie en ningún lugar del mundo estará protegido de ella por medios artificiales o de algún otro tipo. Es una tendencia global. Como he podido comprobar en mi estancia en Arabia Saudí, ni siquiera el oligárquico mercado de los productores de crudo está a salvo en el presente.

 

¿Y a otros recién licenciados?


Si lo que he explicado en los demás apartados no convence a un recién licenciado para buscar la oportunidad de trabajar fuera, es que tiene otras prioridades en su vida o ha conseguido el trabajo de su vida en España. Aún en estos casos recomendaría buscar la oportunidad de experimentar aunque sea temporalmente la experiencia, se trata de algo realmente increíble que nos cambia, siempre para mejor.


Artículo relacionado: EXPANISH Expertos canarios en Oriente Medio





 





Además, Expanish tiene un socio local en Arabia Saudí (o KSA como lo llamamos para abreviar), al que también debo prestar apoyo, contactando con sus proveedores en España y otros países, ayudando a desarrollar su estrategia para los proyectos que desean poner en marcha, como por ejemplo una sala de exposición, en la cual se pondrán muestras de productos de empresas españolas en su mayoría. Ya me encargaré de promocionar Canarias para que también tenga su representación.

 

La experiencia

Con la imagen que los medios ofrecen sobre el mundo árabe, no es de extrañar que muchos, entre mis compañeros, amigos y mi familia, me mirasen casi con pena o directamente con temor al contarles dónde pasaría los siguientes 9 meses de mi vida. Pero yo lo tenía claro, esta iba a ser una experiencia increíble que es imposible tener en ningún otro lugar del mundo. Yo tenía razón. Será mi personalidad, o la idea que traía, pero he disfrutado y mucho de la experiencia de vivir en un país en el que están prohibidas por rigurosa ley islámica las discotecas y el cine entre otras muchas cosas, existen severas normas sobre vestimenta y cinco veces al día el país se paraliza en las horas de rezo.


No existe experiencia como la de trabajar en el extranjero, nada enriquece más a una persona. Estoy convencido de que mis compañeros de la beca piensan como yo, y si es al contrario es que no se lo han planteado de la manera adecuada. Malas y buenas experiencias se mezclan para hacer de nosotros excelentes profesionales, algo que tendrá su repercusión en nuestro futuro laboral.


Por último, pero muy importante para mí, estar aquí me ha permitido visitar países de los alrededores y otras ciudades dentro de Arabia Saudita que muy probablemente jamás habría visto de no ser por esta oportunidad. Destinos como Dubai, Qatar, Abu Dhabi, Omán, incluso la India y otros quedan a mi alcance. Ya sea por motivos de trabajo o porque tengo un rato libre, he tenido la oportunidad de viajar y ver otros lugares.


En todos los sentidos, es una experiencia vital.

Desarrollo profesional

Gracias a mi trabajo aquí he aprendido mucho sobre la cultura árabe, norteamericana, la española y otras muchas, para los negocios y no sólo en los negocios. He adquirido múltiples habilidades y desarrollado mi confianza en mí mismo y en lo que soy capaz de hacer. Estoy aprendiendo árabe y he hecho infinidad de contactos, algunos de ellos en España pero la gran mayoría de ellos provienen de tantos lugares tan diversos que enumerarlos no tiene sentido.


Pero no sólo es el trabajo que se realiza, sino las circunstancias en las que lo hacemos. Por ejemplo, desde mi punto de vista un occidental capaz de adaptarse a la vida en Arabia Saudí demuestra ciertas capacidades, al igual que otros compañeros que habrán tenido que adaptarse a países y contextos muy diferentes. Cada lugar exige unas habilidades, enseña unas lecciones y nos hace madurar. Un seleccionador sabrá valorar adecuadamente estas experiencias, y es seguro que le llamarán la atención a la hora de examinar un currículum.


En definitiva, es mi opinión que un mismo trabajo desempeñado en otro país aporta mucho más en todos los sentidos, en lo personal y en lo profesional, de lo que jamás lo haría en nuestro propio país.


¿Recomendarías a una empresa salir al exterior?

En mi opinión, el contexto actual del mundo deja a las empresas sin opciones en este aspecto, pues tratar de mantener un mercado cuando la competencia puede venir casi desde cualquier país del mundo, significa sentarse a esperar a que llegue el momento de tener que pelear por cada punto porcentual de cuota de mercado en el único mercado que tenemos.


La única alternativa es salir y enfrentarse a ese mercado difícil y competitivo fuera de nuestras fronteras, donde cada punto de cuota de mercado que ganamos es un extra y no la base de nuestros ingresos. Algunos encontrarán más fácil competir fuera que hacerlo en casa, porque entran en juego ventajas inesperadas, tales como una creciente reputación del producto español, entre otras.


Al final todo será para mejor, pues la competencia es extremadamente sana para los que son capaces de soportarla. El que no lo es debe ponerse a trabajar en ello cuanto antes, pues la competencia es cada vez mayor y pronto nadie en ningún lugar del mundo estará protegido de ella por medios artificiales o de algún otro tipo. Es una tendencia global. Como he podido comprobar en mi estancia en Arabia Saudí, ni siquiera el oligárquico mercado de los productores de crudo está a salvo en el presente.

¿Y a otros recién licenciados?

Si lo que he explicado en los demás apartados no convence a un recién licenciado para buscar la oportunidad de trabajar fuera, es que tiene otras prioridades en su vida o ha conseguido el trabajo de su vida en España. Aún en estos casos recomendaría buscar la oportunidad de experimentar aunque sea temporalmente la experiencia, se trata de algo realmente increíble que nos cambia, siempre para mejor.





Además, Expanish tiene un socio local en Arabia Saudí (o KSA como lo llamamos para abreviar), al que también debo prestar apoyo, contactando con sus proveedores en España y otros países, ayudando a desarrollar su estrategia para los proyectos que desean poner en marcha, como por ejemplo una sala de exposición, en la cual se pondrán muestras de productos de empresas españolas en su mayoría. Ya me encargaré de promocionar Canarias para que también tenga su representación.

 

La experiencia

Con la imagen que los medios ofrecen sobre el mundo árabe, no es de extrañar que muchos, entre mis compañeros, amigos y mi familia, me mirasen casi con pena o directamente con temor al contarles dónde pasaría los siguientes 9 meses de mi vida. Pero yo lo tenía claro, esta iba a ser una experiencia increíble que es imposible tener en ningún otro lugar del mundo. Yo tenía razón. Será mi personalidad, o la idea que traía, pero he disfrutado y mucho de la experiencia de vivir en un país en el que están prohibidas por rigurosa ley islámica las discotecas y el cine entre otras muchas cosas, existen severas normas sobre vestimenta y cinco veces al día el país se paraliza en las horas de rezo.


No existe experiencia como la de trabajar en el extranjero, nada enriquece más a una persona. Estoy convencido de que mis compañeros de la beca piensan como yo, y si es al contrario es que no se lo han planteado de la manera adecuada. Malas y buenas experiencias se mezclan para hacer de nosotros excelentes profesionales, algo que tendrá su repercusión en nuestro futuro laboral.


Por último, pero muy importante para mí, estar aquí me ha permitido visitar países de los alrededores y otras ciudades dentro de Arabia Saudita que muy probablemente jamás habría visto de no ser por esta oportunidad. Destinos como Dubai, Qatar, Abu Dhabi, Omán, incluso la India y otros quedan a mi alcance. Ya sea por motivos de trabajo o porque tengo un rato libre, he tenido la oportunidad de viajar y ver otros lugares.


En todos los sentidos, es una experiencia vital.

Desarrollo profesional

Gracias a mi trabajo aquí he aprendido mucho sobre la cultura árabe, norteamericana, la española y otras muchas, para los negocios y no sólo en los negocios. He adquirido múltiples habilidades y desarrollado mi confianza en mí mismo y en lo que soy capaz de hacer. Estoy aprendiendo árabe y he hecho infinidad de contactos, algunos de ellos en España pero la gran mayoría de ellos provienen de tantos lugares tan diversos que enumerarlos no tiene sentido.


Pero no sólo es el trabajo que se realiza, sino las circunstancias en las que lo hacemos. Por ejemplo, desde mi punto de vista un occidental capaz de adaptarse a la vida en Arabia Saudí demuestra ciertas capacidades, al igual que otros compañeros que habrán tenido que adaptarse a países y contextos muy diferentes. Cada lugar exige unas habilidades, enseña unas lecciones y nos hace madurar. Un seleccionador sabrá valorar adecuadamente estas experiencias, y es seguro que le llamarán la atención a la hora de examinar un currículum.


En definitiva, es mi opinión que un mismo trabajo desempeñado en otro país aporta mucho más en todos los sentidos, en lo personal y en lo profesional, de lo que jamás lo haría en nuestro propio país.


¿Recomendarías a una empresa salir al exterior?

En mi opinión, el contexto actual del mundo deja a las empresas sin opciones en este aspecto, pues tratar de mantener un mercado cuando la competencia puede venir casi desde cualquier país del mundo, significa sentarse a esperar a que llegue el momento de tener que pelear por cada punto porcentual de cuota de mercado en el único mercado que tenemos.


La única alternativa es salir y enfrentarse a ese mercado difícil y competitivo fuera de nuestras fronteras, donde cada punto de cuota de mercado que ganamos es un extra y no la base de nuestros ingresos. Algunos encontrarán más fácil competir fuera que hacerlo en casa, porque entran en juego ventajas inesperadas, tales como una creciente reputación del producto español, entre otras.


Al final todo será para mejor, pues la competencia es extremadamente sana para los que son capaces de soportarla. El que no lo es debe ponerse a trabajar en ello cuanto antes, pues la competencia es cada vez mayor y pronto nadie en ningún lugar del mundo estará protegido de ella por medios artificiales o de algún otro tipo. Es una tendencia global. Como he podido comprobar en mi estancia en Arabia Saudí, ni siquiera el oligárquico mercado de los productores de crudo está a salvo en el presente.

¿Y a otros recién licenciados?

Si lo que he explicado en los demás apartados no convence a un recién licenciado para buscar la oportunidad de trabajar fuera, es que tiene otras prioridades en su vida o ha conseguido el trabajo de su vida en España. Aún en estos casos recomendaría buscar la oportunidad de experimentar aunque sea temporalmente la experiencia, se trata de algo realmente increíble que nos cambia, siempre para mejor.

Categorías

Entrevistas Export Manager
 PROEXCA ADMIN
 70  8719  18/07/2019
Casos de Éxito de Internacionalización
 Proexca
 98  21784  11/02/2019
Casos de Éxito de Inversión en Canarias
 Proexca
 17  641  24/08/2018
Noticias Proexca
 Proexca
 4059  99098  23/08/2019