Una nueva arquitectura energética emergente en Marruecos.

viernes, 04 de marzo de 2016

Gracias a su potencial y a su estrategia energética, Marruecos cumple todas las condiciones favorables. De 126 países, el Reino tiene el puesto 59, según el informe de 2016 del Índice de Rendimiento de la Arquitectura Energética Mundial, publicado el 2 de marzo por el Foro Económico Mundial (WEF). Este último clasifica los sistemas energéticos de los países según los criterios económicos, medioambientales y de seguridad energética. Marruecos, que ha hecho avances (+13 puntos) en comparación a la cota de 2009, muestra progresos en varios indicadores y se eleva entre los mejores de la región Mena. Varios criterios lo demuestran: el crecimiento económico y el desarrollo (58º), el acceso y la seguridad de la energía (57º), así como la sostenibilidad medioambiental (81º). Hay que subrayar que el criterio de acceso y de seguridad energética se basa en indicadores como la tasa de electrificación, en el que Marruecos posee el primer puesto.

En la región, Túnez y Argelia ocupan respectivamente el puesto 63º y 71º; Libia y Egipto se encuentran en los puestos 82º y 83º. Hace unos días, el gabinete E&Y entregó su lectura del atractivo de Marruecos a los inversores en el sector de las energías renovables. El Reino figura en el puesto 15. Son un poco más de 19 mil millones de Dírham los que se invirtieron en 2015 (cf. Nuestra edición nº 4719 del martes 1 de marzo del 2016). A nivel mundial, tres tendencias mayores marcan la transición energética: la infraestructura y la resistencia, la desorganización digital y un nuevo orden internacional de la seguridad energética, según el WEF. “El año pasado, las condiciones que reinaron en el mundo continuaron siendo difíciles para el sector de la energía”, explicó Roberto Bocca, director de Energy Industries y miembro del comité ejecutivo del Foro Económico Mundial. “Los cambios a los cuales han sido sometidos los precios y la producción energética, la deceleración del crecimiento de las economías emergentes y la inestabilidad geopolítica han reestructurado la demanda de energía y los escenarios de oferta…”.

En el “Global Energy Architecture Performance Index Report 2016” del WEF (4ª edición), son de nuevo Suiza (1º) y Noruega (2º) los que ocupan los primeros puestos de la clasificación. Estos países disponen de un sistema energético bien equilibrado más cerca del “triángulo de la energía”.

Varios países han hecho progresos comparado a la cota de 2009, entre ellos Colombia (8º) y Uruguay (10º) que son los únicos países que no forman parte de la OCDE y que se encuentran entre los 10 primeros de la clasificación. Azerbaiyán, Chile e Indonesia también han hecho progresos. A excepción de Francia (4º), ninguno de los 12 países con el PIB más alto se encuentran entre los diez primeros. Como consecuencia del accidente nuclear de Fukushima, Alemania (24º) decidió detener su producción de energía nuclear para el año 2022 y tiene la intención de reducir sus emisiones un 80% para el 2050. Si bien el país ha desarrollado capacidades impresionantes en la energía renovable, la transición de la energía ha dado lugar a un aumento significativo de los precios de la electricidad.

Estados Unidos ocupa el puesto 48, gracias al crecimiento de su producción no-convencional de petróleo y gas, está bien situado en términos de acceso y de seguridad energética y han mejorado en nivel de compromiso medioambiental, ya que el gas sustituye ahora al carbón en la producción eléctrica. El rendimiento de Japón (50º) ha bajado en comparación con el año 2009. El país sigue padeciendo las consecuencias del accidente nuclear de Fukushima: importaciones de energía muy costosas, mayor dependencia de las importaciones de energía y tasas de emisión de CO2 más elevadas.

Brasil (25º), el más eficaz de los países BRIC, se beneficia de una oferta energética diversificada con una muy alta proporción de energías bajas en carbono y de un sector nacional de petróleo y de gas en crecimiento que abastece al Estado y reduce la necesidad de importar energía. Rusia obtuvo el puesto 52, su principal fuerza reside en el acceso a la energía y a la seguridad energética con retos a nivel de la distorsión de los precios de combustible. En comparación con 2009, Sudáfrica (76º) ha mejorado los rendimientos de su sistema energético en las tres principales dimensiones, seguido de unas reformas que han permitido que mejore considerablemente el acceso a la energía y que amplíe las energías renovables. China (94º) ha iniciado importantes reformas en materia de energía que esperan reducir la intensidad energética del crecimiento y mejorar el desarrollo sostenible. Los resultados obtenidos tendrán, sin duda, un impacto positivo sobre el rendimiento global de su sistema energético en los años venideros.

FUENTE: L'Economiste

A.P:

Categorías

Entrevistas Export Manager
 PROEXCA ADMIN
 72  8857  14/10/2019
Entrevistas Técnicos Red Exterior PROEXCA
 Jose G. Rguez.
 -1  -1  01/01/0001
Casos de Éxito de Internacionalización
 Proexca
 99  21979  02/09/2019
Casos de Éxito de Inversión en Canarias
 Proexca
 17  661  24/08/2018
Noticias Proexca
 Proexca
 4237  99835  18/10/2019