Las razones de la banca española para su apuesta por Reino Unido

lunes, 30 de noviembre de 2015

Once años después de que Santander comprara Abbey National para entrar en el negocio bancario británico, otras tres entidades españolas acaban de ejecutar estrategias de diverso estilo para acceder a ese mercado. 

Sabadell ha adquirido la entidad TSB, que opera 600 sucursales; BBVA acaba de comprar el 29,5% de la nueva entidad financiera online Atom Bank; y CaixaBank prepara la apertura de una oficina operativa en Londres para dar servicios a empresas.

Pese a la distancia temporal y de estrategias, existe un denominador común para el deseo de los bancos españoles por ganar peso en Reino Unido. En 2004, Santander absorbió Abbey por unos 10.000 millones de libras (14.200 millones de euros al cambio actual) como fórmula para diversificar su presencia internacional más allá de Latinoamérica, continente que había sufrido unos años antes el golpe de la devaluación del peso argentino.

Ahora, Sabadell, BBVA y CaixaBank también parecen buscar un objetivo similar, en este caso reducir su dependencia de España tras la última crisis financiera y la perspectiva de bajos tipos de interés y escaso crecimiento del crédito durante un prolongado periodo de tiempo. "Tras sufrir fuertes pérdidas en España durante la crisis de la zona euro, los bancos españoles intentan diversificar su exposición geográfica", explica Andrew Lowe, analista de Berenberg Bank.

 

Desembolso

La inversión total realizada hasta ahora por los cuatro bancos españoles en Reino Unido asciende a unos 17.000 millones de libras (24.000 millones de euros). La mayor parte, alrededor de 15.000 millones de libras, corresponde a Santander UK, que además de hacerse con Abbey aprovechó la crisis financiera en 2008 para integrar Alliance & Leicester y parte de los activos de Bradford & Bingley.

Sabadell, por su parte, ha pagado 1.700 millones de libras por TSB, que hasta el año pasado era una filial de Lloyds. BBVA, además de desembolsar 45 millones de libras para entrar en Atom, contaba ya en Londres con tres sucursales minoristas y un centro de operaciones en mercados de divisas y renta fija. CaixaBank ha optado por una estrategia de crecimiento orgánico, creando un equipo de 17 personas en Londres para empezar a dar crédito a empresas españolas con negocios en suelo británico.

Experiencia

La elección de Reino Unido como mercado donde expandirse puede justificarse por cuatro razones, según los analistas. La primera es que la City londinense es un centro financiero internacional donde se pueden adelantar tendencias de futuro para otros mercados. El fuerte desarrollo de la tecnología financiera en esta plaza explicaría, por ejemplo, la entrada de BBVA en Atom. Santander ha llevado su cuenta 123 a otros países tras comprobar su éxito inicial en Reino Unido, donde ha captado cuatro millones de usuarios de ese producto.

El segundo factor es que la recuperación económica de Reino Unido puede permitir que el Banco de Inglaterra suba los tipos de interés el próximo año. Ello, unido al crecimiento de la demanda de crédito, debería llevar los márgenes de rentabilidad de los bancos a niveles superiores a los de la zona euro. La compra de TSB por Sabadell, y la posterior adquisición al Gobierno británico de una cartera de hipotecas de la entidad nacionalizada Northern Rock, son una clara apuesta en esa dirección.

La tercera causa del atractivo británico es la existencia de fuertes lazos económicos con España. CaixaBank, por ejemplo, estima que tres mil de sus clientes empresariales españoles tienen negocio en suelo británico.

Y la última razón es la apertura del Gobierno británico y de los reguladores financieros a la introducción de más competencia en el sector bancario, para romper el dominio de los cuatro grandes grupos tradicionales: Lloyds, RBS, Barclays y HSBC. Esto puede crear más oportunidades en el futuro para las firmas españolas. RBS debe vender su filial William & Glyns, con 300 sucursales y que en 2011 estuvo a punto de ser comprada por Santander. Además, el Gobierno prevé privatizar más activos de Northern Rock y hay entidades como National Australia Bank que buscan interesados para sus filiales británicas Clydesdale y Yorkshire.

No todo es color rosa en este mercado. El Banco de Inglaterra exige cada vez más solvencia y control de riesgo a las entidades (aunque esto es común a casi todas las jurisdicciones) y el referéndum sobre la permanencia en la Unión Europea que se celebrará el año que viene puede suponer un fuerte golpe a la economía y los mercados si los británicos votan por romper con Bruselas. Además, algunos analistas son escépticos sobre los beneficios de este tipo de expansión foránea. "La internacionalización de los bancos españoles no beneficia a sus accionistas", señala Andrew Lowe, al generar poca rentabilidad sobre el capital invertido.

Fuente: Expansión

VFS

Categorías

Entrevistas Export Manager
 PROEXCA ADMIN
 73  8956  12/11/2019
Entrevistas Técnicos Red Exterior PROEXCA
 Jose G. Rguez.
 1  49  25/10/2019
Casos de Éxito de Internacionalización
 Proexca
 99  22074  02/09/2019
Casos de Éxito de Inversión en Canarias
 Proexca
 17  665  24/08/2018
Noticias Proexca
 Proexca
 4328  100464  15/11/2019