Brasil anuncia 53.000 millones de dólares para electricidad

miércoles, 12 de agosto de 2015

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, lanzó este martes el Programa de Inversión en Energía Eléctrica (PIEE), con 186,000 millones de reales (unos 53,000 millones de dólares) en inversiones previstas para la expansión de la generación eléctrica y la transmisión en el país. 

El programa incluye proyectos con el fin de asegurar más energía a Brasil, destacó el gobierno, a precios competitivos con el mercado internacional, manteniendo la matriz energética del país con fuentes predominantemente limpias y renovables.

En una ceremonia realizada en el Palacio de Planalto, Rousseff admitió que las cuentas de luz aumentaron en los últimos meses a pesar de su promesa de campaña de reducir el costo para las familias.

Según la mandataria, el aumento de las tarifas fue provocado por la falta de agua en los reservorios de las plantas hidroeléctricas, como consecuencia de la sequía que asoló al país desde mediados del año pasado.

“Aumentaron justamente porque frente a la falta de energía tuvimos que usar las termoeléctrica y por eso pagar mucho más de lo que pagamos si hubiese apenas energía eléctrica en nuestro sistema”. Dijo también que el país está en una situación mucho mejor y que el encarecimiento de la provisión de energía “comienza a ser, progresivamente, revertido”.

“El sábado pasado, el ministro (Eduardo Braga, de Minas y Energía) me informó que comenzamos a desligar las termoeléctricas. Lo que es posible gracias al aumento de las lluvias, acumulación en los reservatorios. Eso va a permitir la reducción de costo”.

En el plan lanzado, el gobierno proyecta invertir, a través de licitaciones, 116,000 millones de reales (33,000 millones) para generación de energía y 70,000 millones (20,000 millones) para líneas de transmisión.

De los nuevos proyectos de generación a ser contratados, el PIEE prevé que sean invertidos 42,000 millones de reales hasta el 2018 y 74,000 millones de reales después del 2018 con el fin de agregar al sistema eléctrico entre 25,000 MW y 31,500 MW.

La expansión de las energías renovables —excluyendo hidroeléctricas— representa casi la mitad de la potencia adicional, entre 10,000 MW y 14,000 MW. En el área de transmisión, hasta el 2018 deben ser licitados 37,600 kilómetros de líneas, con inversiones 70,000 millones de reales (20,000 millones), de los cuales 39,000 millones de reales (11,140 millones) a ser ejecutados hasta el 2018.

Durante el lanzamiento del plan fue presentada también la consolidación de las inversiones contratadas en años anteriores que tienen etapas a seguir en este cuatrienio.

En generación, entre el 2015 y el 2018 se adicionarán 35,022 MW, de los cuales 12,000 MW de energía eólica, solar y biomasa.

Sumando las inversiones entre el 2015 y el 2018, el sector eléctrico brasileño habrá materializado en el periodo inversiones por 195,000 millones de reales (55,700 millones), de los cuales 134.000 millones de reales (38,000 millones) en la generación y 61,000 millones de reales (17,400 millones) en la transmisión de energía. 

El PIEE consolida la base hidrotérmica del sector eléctrico brasileño, con el aumento de presencia de gas natural, en sustitución de los combustibles más caros y más contaminantes, y con una expansión cada vez mayor de otras fuentes renovables, así como la energía hidroeléctrica.

Tendencia al alza: se cumple la meta en emisión de carbono

Brasil redujo sus emisiones de dióxido de carbono y se ha mantenido relativamente estable en los últimos años por lo que alcanzará la meta que se fijó para el 2020 por debajo de los 2,000 millones de toneladas, según un estudio divulgado el martes.

Esa meta de hecho está por encima de sus emisiones actuales —en torno a 1,500 millones de toneladas— pero fue fijada por Brasil antes de la cumbre climática de Copenhague 2009 con base en datos del 2002, cuando las emisiones estaban por encima de esa cifra.

Con expectativas de fuerte crecimiento económico para los próximos años, Brasil proyectó que en el 2020 tendría unos 3,000 millones de toneladas en emisiones. Pero no contaba con el enfriamiento de su economía ni con la fuerte caída de la deforestación en la Amazonía, factor que se constituyó en la principal causa de la caída de las emisiones a partir del 2004.

Y aunque Brasil estará dentro de su meta, se prevé una tendencia al alza de las emisiones sobre todo porque la caída de la deforestación se ha detenido e, incluso, volvió a aumentar, según el Análisis de las Emisiones de gas de efecto invernadero en Brasil (1970-2013) del Observatorio del Clima.

“A partir de 2004-2005 hubo una caída importante de las emisiones sobre todo por la caída de la deforestación. Ahora estamos en un momento de estabilidad, aunque ciertamente curiosa porque proyectamos una tendencia al alza”, dijo Tasso Rezende de Azevedo al presentar el estudio en la ciudad de São Paulo.

Brasil redujo sus emisiones de 1,830 millones de toneladas a 1,558 millones de toneladas de gas carbónico equivalente entre 1990 y el 2013, según el estudio.

Fuente: El Economista

MNS

Categorías

Entrevistas Export Manager
 PROEXCA ADMIN
 67  8156  19/06/2019
Casos de Éxito de Internacionalización
 Proexca
 98  21650  11/02/2019
Casos de Éxito de Inversión en Canarias
 Proexca
 17  633  24/08/2018
Noticias Proexca
 Proexca
 3837  98138  24/06/2019