La venta de pastas y galletas no sufre con la recesión económica

lunes, 08 de junio de 2015

En un escenario adverso para la industria, con caídas en las ventas y en la producción, hay un segmento que por ahora desconoce la palabra crisis: el de las pastas y galletas. Según datos de la Asociación Brasileña de Galletas, Pastas y Panes y Bollería Industrializada (Abimapi), a pesar de la subida media del 8% en los precios de los productos, este sector debe crecer alrededor del 5% en este año.

"Realineamos nuestros precios en los tres primeros meses del año a causa del aumento en la tarifa de energía y de los combustibles, y también por la subida del dólar, que impactó en la cotización del trigo - nuestra principal materia prima. Brasil consume 10 millones de toneladas de trigo. La mitad de este volumen es suministrado por las importaciones de países socios de Mercosul, sobre todo de Argentina, que produce de 8 a 15 millones de toneladas al año. Cuando no hay excedente en la producción argentina es cuando Brasil importa de los EEUU y de Canadá", afirma Cláudio Zanão, presidente de Abimapi, mencionando que el aumento del precio del trigo afecta en un 70% en los costos de producción de las pastas, un 40% en los de galletas y un 30% en el del pan.

"Con todo, los precios deben permanecer estables a lo largo del año, a no ser que ocurra algo nuevo e imprevisible", garantiza. De acuerdo con el presidente de Abimapi, el alta en la facturación prevista para este año se debe más  a ese reajuste de precios en la industria que al volumen de ventas del mercado, que debe repetir el resultado obtenido el año pasado. En los últimos cinco años, la industria fabricante de galletas y pastas del país creció un 73%, alcanzando una facturación de R$ 32,2 mil millones en 2014 y un volumen de ventas de 3,37 millones de toneladas. "Nuestras ventas fueron impulsadas por el aumento del poder adquisitivo de las clases C, D, y E. Los consumidores de la clase C son responsables del 42% de las ventas en el mercado doméstico de galletas, mientras que las clases D y E corresponden al 36%", contabiliza.

Según Zanão, la capacidad del sector de resistir a la crisis se debe a la buena penetración de las pastas y galletas en los hogares brasileños, pues sólo un 0,4% del total no consume estos productos. "Brasil es el segundo mayor mercado mundial de galletas, sólo por detrás de los Estados Unidos, y el tercero en consumo de pasta, después de Italia y de los Estados Unidos", dice. "Y a pesar del aumento de los precios, nuestros productos continúan siendo muy accesibles. Un paquete de 500 gramos de macarrones rinde lo bastante para alimentar bien a una familia entera", defiende. 

De acuerdo con datos de Abimapi, el consumo brasileño per cápita de pastas y galletas es de 17,2 kilos al año (8,4 kilos de galletas y 6,2 de pasta). "Todavía hay mucho espacio para crecer en el consumo de pasta en Brasil. Nuestro consumo per cápita ocupa la 20º posición mundial. La frecuencia de compras de pasta por semana todavía es muy pequeña en el país, a pesar de la diversidad de tener cerca de 40 formatos de pasta diferentes en el mercado", afirma, mencionando que existe una barrera cultural que puede ser vencida con la divulgación de recetas y productos.

En la opinión de Cláudio Zanão, con la inflación en alta y el bolsillo más apretado, es posible que las ventas de algunos productos más nobles, que habían estado creciendo en los últimos años, se ralenticen ahora. "En el área de las galletas veníamos observando el crecimiento de productos más caros como las cookies y también en las pastas frescas, como los raviolis y los tortellinis, que hoy representan un 4% del mercado. Pero tan pronto como mejore el escenario macroeconómico, imaginamos que el consumo de estos productos volverá a crecer, porque el brasileño adora experimentar novedades y cuando algo comienza a gustar, difícilmente conseguimos abandonar su consumo", analiza. 

Según Fabiana Furquim, líder de la industria de Nielsen, las ventas de pastas y galletas desaceleraron en el inicio del año. "Pero el consumidor brasileño no suele abandonar este tipo de productos, incluso de los más caros. Primero, intenta adquirirlos en canales de ventas con precios competitivos, los llamados al por mayor. En seguida, busca adquirirlos en envases económicos, antes de rechazar su compra o cambiar de marca", cuenta. 

Fuente: Brasil Económico

MNS

Categorías

Entrevistas Export Manager
 PROEXCA ADMIN
 72  8870  14/10/2019
Entrevistas Técnicos Red Exterior PROEXCA
 Jose G. Rguez.
 -1  -1  01/01/0001
Casos de Éxito de Internacionalización
 Proexca
 99  21988  02/09/2019
Casos de Éxito de Inversión en Canarias
 Proexca
 17  661  24/08/2018
Noticias Proexca
 Proexca
 4246  99885  22/10/2019