Marta Calvo, experiencia de Export Manager en Tagua en 2017

miércoles, 18 de julio de 2018

¿Qué modalidad de beca cursaste?

 

Participé en las becas en Negocios Internacionales de la convocatoria 2016-2017. La cual consistía en una formación teórica -Máster en Negocios Internacionales de la Universidad Europea Miguel de Cervantes- y la preparación de un Proyecto de Internacionalización Empresarial de una empresa real junto a tres compañeros. En mi caso para la empresa Tagua.

"..., pude desarrollar en la práctica todas las estrategias y conceptos aprendidos durante la formación teórica. Y trabajar en otros mercados distintos al español, con sus diferencias culturales a la hora de hacer negocios, ha confirmado mi predilección por el comercio internacional."

¿Cuáles fueron tus funciones?

Al haber realizado el PIE para la empresa que finalmente me contrató como Export Manager en su primera fase de internacionalización, ya conocía a grandes rasgos el objetivo que perseguían. Y gracias a la posterior contratación pude desarrollar en mayor profundidad aquello que mis compañeros y yo habíamos esbozado.

Mis funciones eran las de estudio de los mercados a los que la empresa se quería dirigir –principalmente India y México- y el desarrollo del formato más conveniente para el producto, sumado a la búsqueda de socios comerciales en dichos países. Para ello estuvimos presentes en algunas de las ferias más importantes del sector en estas regiones, como son IFAT India,  The Water Expo en Miami y Aquatech Amsterdam.

 

¿Qué te motivó orientar tu andadura profesional hacia el comercio internacional?

Como licenciada en Economía cursé una asignatura dedicada al comercio internacional y me pareció una rama muy interesante de la economía, donde poder poner en práctica todo lo aprendido durante la licenciatura. Además, trabajar en un entorno multicultural e internacional me parece enriquecedor profesional y personalmente.

¿Qué destacarías de tu experiencia como Export Manager?

Me pareció interesante poder ver en primera persona cómo la empresa para la que habíamos realizado el análisis de internacionalización daba sus primeros pasos en los mercados internacionales. Por otro lado, pude desarrollar en la práctica todas las estrategias y conceptos aprendidos durante la formación teórica. Y trabajar en otros mercados distintos al español, con sus diferencias culturales a la hora de hacer negocios, ha confirmado mi predilección por el comercio internacional.

¿En qué medida esta formación especializada supone una mejora en tus expectativas laborales?

El sistema de formación me pareció muy útil, pues era eminentemente práctico en lugar de enfocado a memorizar conceptos. Y, al ser de la mano de PROEXCA, me ha ayudado a entrar en contacto con empresas cuyo objetivo es la internacionalización y que de otra manera no habría sido posible.

¿Recomendarías a una empresa salir al exterior?

Creo que antes de tomar esta decisión las empresas deben analizar en profundidad su plan de internacionalización y comprobar si realmente sería viable. En caso afirmativo les animaría a hacerlo dada la apuesta decidida que desde diferentes instituciones por apoyar estas iniciativas, como es el caso del Canarias Aporta de PROEXCA. Pero también les recordaría que en la internacionalización la paciencia es un factor clave.

¿Y a otros recién licenciados?

Sin lugar a dudas el programa de becas de PROEXCA no es una formación más y se la recomiendo a todo aquel que se sienta atraído por el comercio internacional. También me gustaría destacar que es una gran oportunidad, aunque no realicen prácticas en el exterior. Pues, como mencioné anteriormente, este programa sirve de referencia para empresas que buscan profesionales en esta materia.

Artículo relacionado: Tagua exporta la experiencia canaria en el sector del agua

 

No existe experiencia como la de trabajar en el extranjero, nada enriquece más a una persona. Estoy convencido de que mis compañeros de la beca piensan como yo, y si es al contrario es que no se lo han planteado de la manera adecuada. Malas y buenas experiencias se mezclan para hacer de nosotros excelentes profesionales, algo que tendrá su repercusión en nuestro futuro laboral.

 

Por último, pero muy importante para mí, estar aquí me ha permitido visitar países de los alrededores y otras ciudades dentro de Arabia Saudita que muy probablemente jamás habría visto de no ser por esta oportunidad. Destinos como Dubai, Qatar, Abu Dhabi, Omán, incluso la India y otros quedan a mi alcance. Ya sea por motivos de trabajo o porque tengo un rato libre, he tenido la oportunidad de viajar y ver otros lugares.

 

En todos los sentidos, es una experiencia vital.

 

 

Desarrollo profesional

 

Gracias a mi trabajo aquí he aprendido mucho sobre la cultura árabe, norteamericana, la española y otras muchas, para los negocios y no sólo en los negocios. He adquirido múltiples habilidades y desarrollado mi confianza en mí mismo y en lo que soy capaz de hacer. Estoy aprendiendo árabe y he hecho infinidad de contactos, algunos de ellos en España pero la gran mayoría de ellos provienen de tantos lugares tan diversos que enumerarlos no tiene sentido.

 

Pero no sólo es el trabajo que se realiza, sino las circunstancias en las que lo hacemos. Por ejemplo, desde mi punto de vista un occidental capaz de adaptarse a la vida en Arabia Saudí demuestra ciertas capacidades, al igual que otros compañeros que habrán tenido que adaptarse a países y contextos muy diferentes. Cada lugar exige unas habilidades, enseña unas lecciones y nos hace madurar. Un seleccionador sabrá valorar adecuadamente estas experiencias, y es seguro que le llamarán la atención a la hora de examinar un currículum.

 

En definitiva, es mi opinión que un mismo trabajo desempeñado en otro país aporta mucho más en todos los sentidos, en lo personal y en lo profesional, de lo que jamás lo haría en nuestro propio país.

 

 

¿Recomendarías a una empresa salir al exterior?

 

En mi opinión, el contexto actual del mundo deja a las empresas sin opciones en este aspecto, pues tratar de mantener un mercado cuando la competencia puede venir casi desde cualquier país del mundo, significa sentarse a esperar a que llegue el momento de tener que pelear por cada punto porcentual de cuota de mercado en el único mercado que tenemos.

 

La única alternativa es salir y enfrentarse a ese mercado difícil y competitivo fuera de nuestras fronteras, donde cada punto de cuota de mercado que ganamos es un extra y no la base de nuestros ingresos. Algunos encontrarán más fácil competir fuera que hacerlo en casa, porque entran en juego ventajas inesperadas, tales como una creciente reputación del producto español, entre otras.

 

Al final todo será para mejor, pues la competencia es extremadamente sana para los que son capaces de soportarla. El que no lo es debe ponerse a trabajar en ello cuanto antes, pues la competencia es cada vez mayor y pronto nadie en ningún lugar del mundo estará protegido de ella por medios artificiales o de algún otro tipo. Es una tendencia global. Como he podido comprobar en mi estancia en Arabia Saudí, ni siquiera el oligárquico mercado de los productores de crudo está a salvo en el presente.

 

¿Y a otros recién licenciados?

 

Si lo que he explicado en los demás apartados no convence a un recién licenciado para buscar la oportunidad de trabajar fuera, es que tiene otras prioridades en su vida o ha conseguido el trabajo de su vida en España. Aún en estos casos recomendaría buscar la oportunidad de experimentar aunque sea temporalmente la experiencia, se trata de algo realmente increíble que nos cambia, siempre para mejor.

 
 
 
 

Además, Expanish tiene un socio local en Arabia Saudí (o KSA como lo llamamos para abreviar), al que también debo prestar apoyo, contactando con sus proveedores en España y otros países, ayudando a desarrollar su estrategia para los proyectos que desean poner en marcha, como por ejemplo una sala de exposición, en la cual se pondrán muestras de productos de empresas españolas en su mayoría. Ya me encargaré de promocionar Canarias para que también tenga su representación.

 

La experiencia

 

Con la imagen que los medios ofrecen sobre el mundo árabe, no es de extrañar que muchos, entre mis compañeros, amigos y mi familia, me mirasen casi con pena o directamente con temor al contarles dónde pasaría los siguientes 9 meses de mi vida. Pero yo lo tenía claro, esta iba a ser una experiencia increíble que es imposible tener en ningún otro lugar del mundo. Yo tenía razón. Será mi personalidad, o la idea que traía, pero he disfrutado y mucho de la experiencia de vivir en un país en el que están prohibidas por rigurosa ley islámica las discotecas y el cine entre otras muchas cosas, existen severas normas sobre vestimenta y cinco veces al día el país se paraliza en las horas de rezo.

 

No existe experiencia como la de trabajar en el extranjero, nada enriquece más a una persona. Estoy convencido de que mis compañeros de la beca piensan como yo, y si es al contrario es que no se lo han planteado de la manera adecuada. Malas y buenas experiencias se mezclan para hacer de nosotros excelentes profesionales, algo que tendrá su repercusión en nuestro futuro laboral.

 

Por último, pero muy importante para mí, estar aquí me ha permitido visitar países de los alrededores y otras ciudades dentro de Arabia Saudita que muy probablemente jamás habría visto de no ser por esta oportunidad. Destinos como Dubai, Qatar, Abu Dhabi, Omán, incluso la India y otros quedan a mi alcance. Ya sea por motivos de trabajo o porque tengo un rato libre, he tenido la oportunidad de viajar y ver otros lugares.

 

En todos los sentidos, es una experiencia vital.

 

 

Desarrollo profesional

 

Gracias a mi trabajo aquí he aprendido mucho sobre la cultura árabe, norteamericana, la española y otras muchas, para los negocios y no sólo en los negocios. He adquirido múltiples habilidades y desarrollado mi confianza en mí mismo y en lo que soy capaz de hacer. Estoy aprendiendo árabe y he hecho infinidad de contactos, algunos de ellos en España pero la gran mayoría de ellos provienen de tantos lugares tan diversos que enumerarlos no tiene sentido.

 

Pero no sólo es el trabajo que se realiza, sino las circunstancias en las que lo hacemos. Por ejemplo, desde mi punto de vista un occidental capaz de adaptarse a la vida en Arabia Saudí demuestra ciertas capacidades, al igual que otros compañeros que habrán tenido que adaptarse a países y contextos muy diferentes. Cada lugar exige unas habilidades, enseña unas lecciones y nos hace madurar. Un seleccionador sabrá valorar adecuadamente estas experiencias, y es seguro que le llamarán la atención a la hora de examinar un currículum.

 

En definitiva, es mi opinión que un mismo trabajo desempeñado en otro país aporta mucho más en todos los sentidos, en lo personal y en lo profesional, de lo que jamás lo haría en nuestro propio país.

 

¿Recomendarías a una empresa salir al exterior?

 

En mi opinión, el contexto actual del mundo deja a las empresas sin opciones en este aspecto, pues tratar de mantener un mercado cuando la competencia puede venir casi desde cualquier país del mundo, significa sentarse a esperar a que llegue el momento de tener que pelear por cada punto porcentual de cuota de mercado en el único mercado que tenemos.

 

La única alternativa es salir y enfrentarse a ese mercado difícil y competitivo fuera de nuestras fronteras, donde cada punto de cuota de mercado que ganamos es un extra y no la base de nuestros ingresos. Algunos encontrarán más fácil competir fuera que hacerlo en casa, porque entran en juego ventajas inesperadas, tales como una creciente reputación del producto español, entre otras.

 

Al final todo será para mejor, pues la competencia es extremadamente sana para los que son capaces de soportarla. El que no lo es debe ponerse a trabajar en ello cuanto antes, pues la competencia es cada vez mayor y pronto nadie en ningún lugar del mundo estará protegido de ella por medios artificiales o de algún otro tipo. Es una tendencia global. Como he podido comprobar en mi estancia en Arabia Saudí, ni siquiera el oligárquico mercado de los productores de crudo está a salvo en el presente.

 

¿Y a otros recién licenciados?

 

Si lo que he explicado en los demás apartados no convence a un recién licenciado para buscar la oportunidad de trabajar fuera, es que tiene otras prioridades en su vida o ha conseguido el trabajo de su vida en España. Aún en estos casos recomendaría buscar la oportunidad de experimentar aunque sea temporalmente la experiencia, se trata de algo realmente increíble que nos cambia, siempre para mejor.

Categorías

Entrevistas Export Manager
 PROEXCA ADMIN
 65  7596  26/11/2018
Casos de Éxito de Internacionalización
 Proexca
 96  20336  05/12/2018
Casos de Éxito de Inversión en Canarias
 Proexca
 17  565  24/08/2018
Noticias Proexca
 Proexca
 3209  94838  10/12/2018