Woosung IB Europe, desde Canarias a los cincos continentes

martes, 04 de abril de 2017

 

 

 

 

Woosung IB Europe es una empresa especializada en la fabricación de flotadores para parques acuáticos. La idea surgió porque veíamos que el turismo es una gran industria que no para de crecer. Vimos que todos los países incluyen estrategias nacionales para incrementar el número de visitantes y actualmente, el número de turistas crece sin parar. Según los datos de la OMT, en 2016 hubo más de 1.200 millones de turistas en todo el mundo, un 25% más que en 2008 y eso que estos datos sólo recogen a las personas que salen de sus países. Por otra parte, los turistas han evolucionado. 

 

"...hemos sufrido bastante la lejanía de Canarias y hemos tenido que aprender a gestionar la logística de nuestros productos. En algunos casos, el transporte hasta nuestros clientes puede ser la diferencia entre ganar o perder una operación."

 

 

 

 

 

Tener un hotel, con hamacas y una piscina no es suficiente. Ahora, los turistas quieren experimentar sensaciones y vivir, de ahí que la industria de los parques acuáticos esté en pleno apogeo. Hemos pasado de parques acuáticos que no eran más que un par de piscina y a lo sumo un trampolín, a parque de última tecnología con embarcaciones con dispositivos electrónicos, para ver quien ha bajado más rápido o quién es más preciso a la hora de apretar el botón de un pulsador. Todo esto nos llevó a introducirnos en la aventura de fabricar embarcaciones para toboganes acuáticos. 

 

 

 

Nuestra línea de productos engloba embarcaciones estándar, como flotadores individuales, dobles o colchonetas hidrodinámicas. Al mismo tiempo, hemos logrado ser los fabricantes en exclusivas de determinados constructores de atracciones acuáticas, que necesitaban que se les construyera embarcaciones específicas denominadas clovers, un flotador con forma de trébol para cuatro personas que se utilizan en una atracción con forma de embudo.  Ya tenemos firmado un contrato de exclusividad con la compañía canadiense Proslide, que equivaldría a decir en el sector del automóvil que tenemos un acuerdo con la casa Mercedes o con BMW. También estamos en conversaciones con un importante constructor mexicano. 

 

Desde el principio, cuando hicimos nuestro plan de negocio teníamos claro que Canarias era un buen lugar para establecer la empresa. Tiene elementos muy buenos, como una fiscalidad baja, personal preparado y además, una localización que nos permite hablar por teléfono con nuestros clientes europeos por la mañana y cerrar por la tarde hablando con los de América. Sin embargo, teníamos claro que tendríamos que salir al exterior. En todo el mundo hay más de 1.200 parques acuáticos, de los cuales más de la mitad son de nivel 2 o superior, que son aquellos que tienen atracciones que emplean nuestros productos. 

 

En Canarias hay seis parques acuáticos y tenemos una cuota del 100%, pero eso no es suficiente para mantener nuestra empresa. De ahí que obligatoriamente tuviésemos que pensar en internacionalizar nuestra actividad. Hicimos un estudio de demanda y contratamos personal nativo, que nos garantizase entender perfectamente a nuestros clientes. Empezamos por los países más cercanos y nos lanzamos a la aventura de ganar cuota de mercado. Primero España peninsular, Portugal, Francia, Italia, …

 

 

 

 

 

 

 

Hoy, estamos muy contentos porque estamos presentes en 27 países y seguimos creciendo, tanto en facturación como en número de clientes. Incluso, en algunos destinos como en Uruguay tenemos una cuota de mercado del 100% y en España peninsular, Portugal e Italia estamos por encima del 50%. 

 

 

Nuestro negocio está en plena expansión. A medida que nos vamos posicionando en algunos países podemos empezar a tocar otros. Este año hemos efectuado nuestra primera venta en Marruecos, así como en Bielorrusia, Bulgaria y Panamá, y estamos empeñados tanto en Brasil como en Oriente Medio. Brasil es un gran destino turístico, con buenos parques. En Emiratos Árabes Unidos y en Arabia también se han construido grandes parques acuáticos modernos.

 

La internacionalización no es un camino fácil y hemos tenido que solventar muchos obstáculos. Entre otros, el explicar a nuestros clientes que nuestros productos no son los más baratos, pero si mejores que los de nuestra competencia. Les hemos demostrado que haciendo cálculo es mejor comprar un producto mejor a uno barato. Igualmente, hemos acertado con nuestra política de personal. Logramos que los clientes potenciales nos tengan en cuenta y al final, cerramos muchas operaciones. 

 

Actualmente, nuestro mayor logro es estar vendiendo de manera habitual a cuatro de los cinco continentes y en este logro hemos contado con el apoyo de Proexca, gracias al programa Canarias Aporta, que nos ha permitido estar presente en muchas de las ferias internacionales de nuestro sector, así como acudir realizar misiones de prospección.

Sin embargo, el camino no ha sido de color de rosa. Hemos tenido dificultades, como casi todas las empresas. Empezar no es fácil y al principio se comenten muchos errores. La cuestión es aprender de ellos para no caer en los mismos escollos. En nuestro caso, hemos sufrido bastante la lejanía de Canarias y hemos tenido que aprender a gestionar la logística de nuestros productos. En algunos casos, el transporte hasta nuestros clientes puede ser la diferencia entre ganar o perder una operación.

Con todo, estamos contentos. Woosung vende en buena parte de Europa. En América tenemos clientes habituales en México, Uruguay y Aruba, y tenemos ventas en otros países. Hemos hechos algunas operaciones en Asia y también en África, donde hemos operado con regularidad en Costa de Marfil y desde hace un mes en Marruecos. Somos claramente una empresa con visión internacional.

 

 

 

Emérito Rodríguez

CEO/WOOSUNG INFLABLE BOAT EUROPE, S.L.

Tel: +34  922 820 606

Mail: emerito@zebec.co.kr

 

La experiencia

 

Con la imagen que los medios ofrecen sobre el mundo árabe, no es de extrañar que muchos, entre mis compañeros, amigos y mi familia, me mirasen casi con pena o directamente con temor al contarles dónde pasaría los siguientes 9 meses de mi vida. Pero yo lo tenía claro, esta iba a ser una experiencia increíble que es imposible tener en ningún otro lugar del mundo. Yo tenía razón. Será mi personalidad, o la idea que traía, pero he disfrutado y mucho de la experiencia de vivir en un país en el que están prohibidas por rigurosa ley islámica las discotecas y el cine entre otras muchas cosas, existen severas normas sobre vestimenta y cinco veces al día el país se paraliza en las horas de rezo.

 

No existe experiencia como la de trabajar en el extranjero, nada enriquece más a una persona. Estoy convencido de que mis compañeros de la beca piensan como yo, y si es al contrario es que no se lo han planteado de la manera adecuada. Malas y buenas experiencias se mezclan para hacer de nosotros excelentes profesionales, algo que tendrá su repercusión en nuestro futuro laboral.

 

Por último, pero muy importante para mí, estar aquí me ha permitido visitar países de los alrededores y otras ciudades dentro de Arabia Saudita que muy probablemente jamás habría visto de no ser por esta oportunidad. Destinos como Dubai, Qatar, Abu Dhabi, Omán, incluso la India y otros quedan a mi alcance. Ya sea por motivos de trabajo o porque tengo un rato libre, he tenido la oportunidad de viajar y ver otros lugares.

 

En todos los sentidos, es una experiencia vital.

 

 

Desarrollo profesional

 

Gracias a mi trabajo aquí he aprendido mucho sobre la cultura árabe, norteamericana, la española y otras muchas, para los negocios y no sólo en los negocios. He adquirido múltiples habilidades y desarrollado mi confianza en mí mismo y en lo que soy capaz de hacer. Estoy aprendiendo árabe y he hecho infinidad de contactos, algunos de ellos en España pero la gran mayoría de ellos provienen de tantos lugares tan diversos que enumerarlos no tiene sentido.

 

Pero no sólo es el trabajo que se realiza, sino las circunstancias en las que lo hacemos. Por ejemplo, desde mi punto de vista un occidental capaz de adaptarse a la vida en Arabia Saudí demuestra ciertas capacidades, al igual que otros compañeros que habrán tenido que adaptarse a países y contextos muy diferentes. Cada lugar exige unas habilidades, enseña unas lecciones y nos hace madurar. Un seleccionador sabrá valorar adecuadamente estas experiencias, y es seguro que le llamarán la atención a la hora de examinar un currículum.

 

En definitiva, es mi opinión que un mismo trabajo desempeñado en otro país aporta mucho más en todos los sentidos, en lo personal y en lo profesional, de lo que jamás lo haría en nuestro propio país.

 

 

¿Recomendarías a una empresa salir al exterior?

 

En mi opinión, el contexto actual del mundo deja a las empresas sin opciones en este aspecto, pues tratar de mantener un mercado cuando la competencia puede venir casi desde cualquier país del mundo, significa sentarse a esperar a que llegue el momento de tener que pelear por cada punto porcentual de cuota de mercado en el único mercado que tenemos.

 

La única alternativa es salir y enfrentarse a ese mercado difícil y competitivo fuera de nuestras fronteras, donde cada punto de cuota de mercado que ganamos es un extra y no la base de nuestros ingresos. Algunos encontrarán más fácil competir fuera que hacerlo en casa, porque entran en juego ventajas inesperadas, tales como una creciente reputación del producto español, entre otras.

 

Al final todo será para mejor, pues la competencia es extremadamente sana para los que son capaces de soportarla. El que no lo es debe ponerse a trabajar en ello cuanto antes, pues la competencia es cada vez mayor y pronto nadie en ningún lugar del mundo estará protegido de ella por medios artificiales o de algún otro tipo. Es una tendencia global. Como he podido comprobar en mi estancia en Arabia Saudí, ni siquiera el oligárquico mercado de los productores de crudo está a salvo en el presente.

 

¿Y a otros recién licenciados?

 

Si lo que he explicado en los demás apartados no convence a un recién licenciado para buscar la oportunidad de trabajar fuera, es que tiene otras prioridades en su vida o ha conseguido el trabajo de su vida en España. Aún en estos casos recomendaría buscar la oportunidad de experimentar aunque sea temporalmente la experiencia, se trata de algo realmente increíble que nos cambia, siempre para mejor.

 
 
 
 

Además, Expanish tiene un socio local en Arabia Saudí (o KSA como lo llamamos para abreviar), al que también debo prestar apoyo, contactando con sus proveedores en España y otros países, ayudando a desarrollar su estrategia para los proyectos que desean poner en marcha, como por ejemplo una sala de exposición, en la cual se pondrán muestras de productos de empresas españolas en su mayoría. Ya me encargaré de promocionar Canarias para que también tenga su representación.

 

La experiencia

 

Con la imagen que los medios ofrecen sobre el mundo árabe, no es de extrañar que muchos, entre mis compañeros, amigos y mi familia, me mirasen casi con pena o directamente con temor al contarles dónde pasaría los siguientes 9 meses de mi vida. Pero yo lo tenía claro, esta iba a ser una experiencia increíble que es imposible tener en ningún otro lugar del mundo. Yo tenía razón. Será mi personalidad, o la idea que traía, pero he disfrutado y mucho de la experiencia de vivir en un país en el que están prohibidas por rigurosa ley islámica las discotecas y el cine entre otras muchas cosas, existen severas normas sobre vestimenta y cinco veces al día el país se paraliza en las horas de rezo.

 

No existe experiencia como la de trabajar en el extranjero, nada enriquece más a una persona. Estoy convencido de que mis compañeros de la beca piensan como yo, y si es al contrario es que no se lo han planteado de la manera adecuada. Malas y buenas experiencias se mezclan para hacer de nosotros excelentes profesionales, algo que tendrá su repercusión en nuestro futuro laboral.

 

Por último, pero muy importante para mí, estar aquí me ha permitido visitar países de los alrededores y otras ciudades dentro de Arabia Saudita que muy probablemente jamás habría visto de no ser por esta oportunidad. Destinos como Dubai, Qatar, Abu Dhabi, Omán, incluso la India y otros quedan a mi alcance. Ya sea por motivos de trabajo o porque tengo un rato libre, he tenido la oportunidad de viajar y ver otros lugares.

 

En todos los sentidos, es una experiencia vital.

 

 

Desarrollo profesional

 

Gracias a mi trabajo aquí he aprendido mucho sobre la cultura árabe, norteamericana, la española y otras muchas, para los negocios y no sólo en los negocios. He adquirido múltiples habilidades y desarrollado mi confianza en mí mismo y en lo que soy capaz de hacer. Estoy aprendiendo árabe y he hecho infinidad de contactos, algunos de ellos en España pero la gran mayoría de ellos provienen de tantos lugares tan diversos que enumerarlos no tiene sentido.

 

Pero no sólo es el trabajo que se realiza, sino las circunstancias en las que lo hacemos. Por ejemplo, desde mi punto de vista un occidental capaz de adaptarse a la vida en Arabia Saudí demuestra ciertas capacidades, al igual que otros compañeros que habrán tenido que adaptarse a países y contextos muy diferentes. Cada lugar exige unas habilidades, enseña unas lecciones y nos hace madurar. Un seleccionador sabrá valorar adecuadamente estas experiencias, y es seguro que le llamarán la atención a la hora de examinar un currículum.

 

En definitiva, es mi opinión que un mismo trabajo desempeñado en otro país aporta mucho más en todos los sentidos, en lo personal y en lo profesional, de lo que jamás lo haría en nuestro propio país.

 

¿Recomendarías a una empresa salir al exterior?

 

En mi opinión, el contexto actual del mundo deja a las empresas sin opciones en este aspecto, pues tratar de mantener un mercado cuando la competencia puede venir casi desde cualquier país del mundo, significa sentarse a esperar a que llegue el momento de tener que pelear por cada punto porcentual de cuota de mercado en el único mercado que tenemos.

 

La única alternativa es salir y enfrentarse a ese mercado difícil y competitivo fuera de nuestras fronteras, donde cada punto de cuota de mercado que ganamos es un extra y no la base de nuestros ingresos. Algunos encontrarán más fácil competir fuera que hacerlo en casa, porque entran en juego ventajas inesperadas, tales como una creciente reputación del producto español, entre otras.

 

Al final todo será para mejor, pues la competencia es extremadamente sana para los que son capaces de soportarla. El que no lo es debe ponerse a trabajar en ello cuanto antes, pues la competencia es cada vez mayor y pronto nadie en ningún lugar del mundo estará protegido de ella por medios artificiales o de algún otro tipo. Es una tendencia global. Como he podido comprobar en mi estancia en Arabia Saudí, ni siquiera el oligárquico mercado de los productores de crudo está a salvo en el presente.

 

¿Y a otros recién licenciados?

 

Si lo que he explicado en los demás apartados no convence a un recién licenciado para buscar la oportunidad de trabajar fuera, es que tiene otras prioridades en su vida o ha conseguido el trabajo de su vida en España. Aún en estos casos recomendaría buscar la oportunidad de experimentar aunque sea temporalmente la experiencia, se trata de algo realmente increíble que nos cambia, siempre para mejor.

Categorías

Entrevistas Export Manager
 PROEXCA ADMIN
 65  7596  26/11/2018
Casos de Éxito de Internacionalización
 Proexca
 96  20334  05/12/2018
Casos de Éxito de Inversión en Canarias
 Proexca
 17  565  24/08/2018
Noticias Proexca
 Proexca
 3209  94836  10/12/2018